5. Cristina López Soriano. Atreverse a salir de la zona de confort


“Al irme, sí que es cierto que echo de menos sobre todo detalles, sensaciones que te daba el día a día. Pero sigo pensando que aunque lo eche de menos, si vuelvo a vivir en Lorca durante una época, necesitaría volver a salir”.

Rocio Periago
@rocioperiago

Una ciudad 17 septiembre, 2016


No es fácil saber qué se quiere ser en la vida. Sobre todo cuando terminas de estudiar. ¿Qué se supone que tienes que hacer en ese momento? ¿Trabajar? No tienes experiencia ni curriculum, nadie te va a contratar. ¿Becario? Vale, te van a explotar hasta la última gota de sangre, y con la crisis las pocas posibilidades de que optaras a una “beca” han desaparecido, mejor pensárselo dos veces. ¿Oposiciones? No hace muchos años, eran una apuesta de trabajo seguro y para toda la vida, pero a día de hoy no es tan bonito como lo pintan, y ¿de verdad quieres trabajar haciendo lo mismo toda la vida? ¿Qué hacer entonces? Esta es la tesitura con que Cristina se plantó a los ventimuchos, acabada la carrera de Derecho y después de varios años encerrada como opositora de judicatura.

Las oposiciones son una carrera de fondo que te chupa la energía y la vida, y que no todos son capaces de plantear, por muy buen estudiante que se sea. Tienes que tenerlo muy claro y estar mentalizado de que es lo que realmente quieres para poder afrontarlo con optimismo y resiliencia. Después de memorizar y cantar cientos de temas, de pelearse con los nervios, con la ansiedad y la frustración de no avanzar, Cristina se dio cuenta de que ese no era su camino.

Esa situación, acompañada de altibajos emocionales, hizo que se planteara salir de Lorca como una opción vital. “Lorca para mí es todo y nada. Por un lado es todo lo que soy, y por otro hay una parte de mi que siempre ha querido salir de allí y conocer el mundo.” Se queda pensativa, como pensando qué tiene que decir…“Lo que sí es verdad es que al irme, me he dado cuenta de que siempre hay que volver al origen”.

Cristina junto a sus compañeros de Máster.

Convencer a tus padres de que quieres dejarlo todo e irte a hacer un máster a Madrid, y más aún, que los años invertidos en opositar no son tiempo perdido, no es fácil. Después de mucho insistir, y tras plantearse diferentes opciones se mudó a Madrid para hacer un máster en Recursos Humanos, un tema que le gustaba mucho más que las horas sentada opositando. “Tomar esa decisión fue crucial para mí. Cuando vuelvo, voy a donde esté la familia, a Calabardina o Lorca, da igual. Me gusta mucho, me siento en casa”.

Cristina en la Playa amarilla de Águilas.

Ahora, un año después de terminar el máster, sigue buscándose la vida, haciendo prácticas y trabajando como becaria en diferentes empresas relacionadas con el área de Recursos Humanos. Hoy en día está de becaria en una importante consultora en Madrid, aprendiendo bastante, aunque sabe que no es fácil encontrar un trabajo en ese campo.

Cristina en el Parque del Retiro en Madrid.

Siempre que puede, se escapa a Lorca. “Echo de menos muchas cosas, por ejemplo los crespillos -añade riéndose- pero el simple hecho de pasear, saludar a la gente, ver que han cambiado las tiendas de la Avenida en el tiempo que he estado fuera, reunirte con los amigos en los sitios de siempre… es esa sensación de familiaridad, como si mi casa de Lorca fuese toda la ciudad. Yo voy paseando y es como si estuviera en zapatillas por mi salón”.

Cristina en Lorca en Semana Santa.

Son muchos los jóvenes lorquinos que ha optado por irse a vivir fuera –bien a otras ciudades, bien al extranjero- en la búsqueda de un trabajo que se adecúe a sus expectativas, o para poder estudiar y desarrollarse profesionalmente. Cristina pertenece a este círculo, y cuenta que su realidad de momento, no pasa por volver. Su gesto cambia y se pone muy seria cuando dice “Lorca siempre está ahí, es mi zona de confort. Lo que tú haces en tu vida es una extensión de tu zona de confort, hay que avanzar, pero también volver muchas veces para coger cosas que tenemos allí: el apoyo de tus padres, amigos…y seguir tu camino”.

“Al irme, sí que es cierto que echo de menos sobre todo detalles, sensaciones que te daba el día a día. Pero sigo pensando que aunque lo eche de menos, si vuelvo a vivir en Lorca durante una época, necesitaría volver a salir.” Antes de terminar añade apurándose, como si no pudiera habérsele pasado por alto algo tan importante: “Bueno, y está la playa. ¡Cada mes y medio aproximadamente, necesito escaparme y ver el mar!”.

Una respuesta a “5. Cristina López Soriano. Atreverse a salir de la zona de confort”

  1. […] Cristina López Soriano Atreverse a salir de la zona de confort […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Talleres Periago - Cardiograma