A BUENAS HORAS, MANGAS VERDES

A BUENAS HORAS, MANGAS VERDES

Esto no se soluciona con un pedir que ahora les creamos, eso tuvo su tiempo y de ello hace ya muchos años. Toca hacer una limpieza en profundidad de la gangrena infecta que está aún corroyendo la institución y crear figuras que se ocupen de velar por que estas cosas no vuelvan a suceder nunca.

Leo estos días lo que parece un amago de pedir perdón por parte de la Conferencia Episcopal Española sobre los abusos a menores por parte de algunos malos bichos vestidos y amparados por las sotanas.

También he podido leer con una gran repugnancia y una sensación de desprecio absoluto para esos seres viles, esos monstruos sin corazón, y mucho menos sin el alma que dicen querer salvar. La suya está putrefacta y supura maldad por todos lados.

Resulta que llevan años escondiendo, disimulando y negando la evidencia que dentro de determinados recintos, que se dicen sagrados, se han cometido las tropelías más infames que se puedan imaginar. Violaciones abyectas que han dejado un reguero de víctimas que aún siguen siendo juguetes rotos, cuando no se han quitado la vida por no poder soportar la angustia que les han generado.

Llevan años negando lo que era evidente y a resultas de esa negación cómplice se han seguido produciendo esos abusos por no haberles puesto freno y haberlos sacado a la luz.

Ahora dicen que piden perdón y que van a hacer todo lo posible porque esos hechos no vuelvan a suceder más. ¿Pero y qué ocurre con todos los niños que les ha sido truncada la infancia, les han destrozado por dentro y han acabado siendo muñecos de trapo en manos de unas bestias que vestían sotana y portaban alzacuellos?.

Esto no se soluciona con un pedir que ahora les creamos, eso tuvo su tiempo y de ello hace ya muchos años. Toca hacer una limpieza en profundidad de la gangrena infecta que está aún corroyendo la institución y crear figuras que se ocupen de velar por que estas cosas no vuelvan a suceder nunca. Y después sí, pedir perdón, pero no uno genérico ante las cámaras de televisión, sino uno por uno a todas las víctimas y sus familias.

No vaya a ser que algunos piensen que con pedir perdón en un espectáculo pueden decir eso de: Hasta la próxima.

1 comment

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

1 Comment

  • Lola
    22 noviembre, 2018, 17:49

    La acción y efecto de pudrirse, con el paso del tiempo se incrementa la putrefacción, haciéndose insoportable y, en este caso, el perdón es insuficiente para eliminar este daño.

    REPLY

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos