A VECES LOS MONSTRUOS SE VISTEN DE BUENOS

Francisco José Motos
@FJMotos

Un nuevo caso de abusos sexuales y pederastia en una congregación religiosa de Estados Unidos, y lo que me alertó y me hizo decir muy alto, menos mal que no iba nadie más en el coche conmigo; ¡Hijos de puta!.


A quien corresponda 12 febrero, 2019


Iba escuchando la radio y entre las palabras repetidas hasta la saciedad, en las que predominaban las diatribas políticas, si esas en las que todas las partes dicen tener razón y encuentran siempre una razón para contarnos que son los únicos que de verdad nos van a llevar a buen puerto a todos los ciudadanos. Vamos; nada nuevo bajo el sol.

Pero entre toda esta planicie de términos sin sustancia resonaron en el interior del vehículo unas palabras que encadenadas me golpearon como si de un puño gigante se tratara.

A saber: un nuevo caso de abusos sexuales y pederastia en una congregación religiosa de Estados Unidos, y lo que me alertó y me hizo decir muy alto, menos mal que no iba nadie más en el coche conmigo; ¡Hijos de puta! Y no era para menos, creo yo. Aquí vienen los datos, que como se suele decir “el diablo está en los detalles”, y en este caso que nos ocupa viene al pelo lo de diablo.

Cierto es que una gran mayoría del colectivo eclesiástico no puede estar más alejado de estas prácticas inmundas, pero eso no lo quita un ápice de crueldad a la situación que se ha dado, y que espero que ni por asomo esté pasando en nuestros días.

Más de 1000 nuevas víctimas menores de edad sometidas a todo tipo de vejaciones, y lo más abyecto, algunas, decía la noticia, de menos de 3 años.

¡Menores de tres años sometidos a abusos sexuales! ¡Pero esto qué es!

¡Por Dios qué clase de animal es capaz de semejante atrocidad! Para más inri, son individuos vestidos de sotana haciéndose pasar por hombres de Dios.

¿Dónde estaba la abundante y bien nutrida jerarquía eclesiástica?

Y todavía declaró un obispo hace unos días que un mal momento lo tiene cualquiera.

¡Un mal momento! ¿Eso significa para ese individuo todos estos años de la aplicación de un infierno diario a tantos niños indefensos durante décadas? Un mal momento.

Si ya lo decía mi madre “El hábito no hace al monje”. Y tanto que no.

Malditos degenerados dejad las manos lejos de nuestros niños.

Una respuesta a “A VECES LOS MONSTRUOS SE VISTEN DE BUENOS”

  1. Carmen Martínez Mateos dice:

    Tienes razón, amigo Motos. Sólo de pensarlo me produce un dolor inmenso. ¿Cómo es posible que existan semejantes bestias sueltas? Porque no merecen llamarse seres humanos quienes cometen tales atrocidades. Merecen ser castigados por semejante barbaridad. Pero, desgraciadamente, el ser humano es capaz de todo lo bueno y de todo lo peor. Pero salvajes así los hay en todos los “colectivos”. Pues todos sabemos que hay profesores, padres, hermanos, tíos y otros familiares o vecinos, que abusan de seres inocentes e indefensos. Son personas sin escrúpulos y sin corazón. Ojalá no se repitan estos horribles casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez