ADELA, LA JOVEN DE NIEBLA, HA VUELTO A CASA


Los jóvenes no ven ni controlan los peligros hasta que realmente se hayan de bruces ante ellos y chocan. La calma la dieron las últimas palabras de su madre, de que no tendría consecuencias negativas su vuelta y no sucedería nada.

Pilar Enjamio

el embrujo y azahar 27 enero, 2018


Cuando no han transcurrido dos meses de la huida y desaparición de la menor, Adela ya está de nuevo en su casa. Siempre he sostenido y, así lo he plasmado en varios artículos, que la actitud de la joven había sido un acto impulsivo. Claro está, cuando se da cuenta de su error, aparece el miedo a la vuelta y a represalias, al desconocimiento y a las dudas de cómo sería una vuelta al hogar.

Los jóvenes no ven ni controlan los peligros hasta que realmente se hayan de bruces ante ellos y chocan. La calma la dieron las últimas palabras de su madre, de que no tendría consecuencias negativas su vuelta y no sucedería nada, porque sólo deseaban que estuviese bien y que esa desesperación de la familia ante su silencio terminase ya.

Así ha sido como yo aconsejé en un artículo anterior. Recibirla con amor, con los brazos abiertos, sin recriminarle ni exigirle explicaciones. Ella las dará por sí sola cuando se sienta escuchada y tranquila. Ha sido mucha angustia durante más de un mes pero debe borrarse y quedar en el pasado.

Simplemente sacar la conclusión positiva de una mejora en la comunicación de padres e hija, de razonar sin obligar, de sentirse arropada y protegida en familia. Acaso ella también ha comprendido el verdadero valor de la familia, de su importancia, a pesar de desencuentros.

Su familia sentirá muy fuertemente ese abrazo y esa ilusión como cuando Adela nació y vieron por primera vez su carita. Es como una vuelta a nacer pero con un bagaje de lecciones aprendidas. Es evidente que el dinero que llevaban se acaba, a la vez que las ilusiones y los sueños al enfrentarse con la realidad, en un lugar extraño, con desorientación y desubicació.

Como bien dijo su madre, es necesario tener los pies en la tierra. Ilusiones y sueños siempre pero al igual que el título de mi libro “Entre la furia y la calma”, la furia hay que controlarla, el ímpetu para aprovechar esa calma que nos dará el momento y lugar adecuado para el éxito de nuestros anhelos. Un equilibrio entre la impulsividad y la apatía, esa es la clave. Saber que en ocasiones hay peligros que se añaden, variables extrañas o circunstanciales con las que no se contaba y a veces sin vuelta atrás. Por eso la necesidad de adecuar el pensamiento y deseo que bulle en tu mente al razonamiento y ese será un cóctel perfecto.

Pilar Enjamio. Psicólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí