Alternativos y distintos

Alternativos y distintos

Siéntete orgullosa de tus antepasados, abuelos y padres, y cuando te comparen con ellos, tú sonríe, pero recuérdales que ésta es otra época, que los tiempos cambian y que por lo tanto tu forma de pensar y ser, es tuya.

Hola, Ana Emilia.

Me veo en la obligación moral de escribirte esto, ya que te he visto crecer y aunque te resulte extraño leerlo, te llevo siguiendo la pista desde hace un tiempo.
Ana, ya no estoy en vuestra movida, ya que tengo algo más del doble de edad que tú, pero con envidia observo que tu generación es mejor de lo que fue la mía, y entre otras cosas porque estás tú en ella. Te dirán que siempre los que vienen detrás son peores que los que hay, pero de eso ya se quejaba Sócrates hace 2.500 años, así que ni caso.

Veo con ilusión como entre la gente de tu generación hay un compromiso distinto y una preocupación sobre vuestro bienestar y vuestro futuro que me asombra. Nosotros estábamos más preocupados…digamos que por otras cosas, y cuando se hablaba de política era… era algo que incluso estaba mal visto y de raros, porque directamente hacían pensar que eras un gilipollas, y aunque nos esforzábamos por parecer alternativos y distintos, y pasar de todo y a poner cara como de que nos importaba todo una mierda, lo que decían y pensaban de nosotros, nos importaba y condicionaba.

Así que acostumbrate a que digan y piensen de ti, porque darás que hablar y que pensar, y no siempre será bueno, por lo que si quieres cambiar el mundo, lo primero de todo es saber otorgar el valor a las cosas, a las palabras y a los actos, pero no el valor económico, no. Para otorgar ese valor ya tienes a tus enemigos.

Ríe, pero ríe de verdad. Cuando se ríe de verdad se genera una especie de clima a tu alrededor positivo, y en ese clima verás que es más fácil pensar, decidir y aprender.

Siéntete orgullosa de tus antepasados, abuelos y padres, y cuando te comparen con ellos, tú sonríe, pero recuérdales que ésta es otra época, que los tiempos cambian y que por lo tanto tu forma de pensar y ser, es tuya. Tú y yo ya sabemos que no, que siempre hay un poso de sabiduría que ellos te han otorgado y ese es su mayor regalo, pero ya sabes, ahora eres tú.

Ana, tengo entendido que quieres estudiar Periodismo, y me parece magnífico, pero también he notado como a veces te cuesta expresar todo aquello que sientes y te gustaría decir de la forma más aproximada y fidedigna. Te digo ya que es imposible comunicar de forma totalmente fiel lo que uno siente, no obstante, existen herramientas para llegar a un nivel aproximado y esa herramienta son los libros. Quiero verte por la biblioteca, Ana. Y eligiendo tu las lecturas y los libros que quieras o te motiven, pues ya a tu edad estarás cansada de tanta lectura obligatoria en el colegio e instituto. Conociendo a tus padres, estoy seguro de que en casa tendrás una buena colección de libros, pero en la biblioteca tenemos más y son de todos y si hay alguno que no tengamos, créeme que haremos todo lo posible por conseguírtelo. Por cierto, aprovecho para contarte un truco de bibliotecario con los libros; si eso que estás leyendo no te gusta, no te preocupes, cierra ese libro y coge otro, pues hay millones. Ya verás como leyendo conseguirás con el tiempo comunicar de forma cada vez más fidedigna a lo que en tu interior quieres transmitir, y cuando lo consigas…esa sensación…¡Ana, eso es poder!

En la Universidad no tengas miedo de preguntar y formar parte, pues es la Universidad, su entorno, su gente, tus futuros compañeros de clase y de piso, los que tienen que pasar por ti, y tú por ellos. No tengas miedo de formar parte de alguna asociación estudiantil, y tampoco tengas miedo de aprender más allá de las asignaturas que te oferten. Por supuesto ten claro que va a ser la mejor experiencia de tu vida y que si consigues organizar tu tiempo y perdonar unas cuantas horas de sueño, verás como te dará tiempo a todo. Por cierto, controla tu nivel de gasto, pues tus padres harán un gran esfuerzo económico para que no te falte de nada, pero si esa noche toca quedarse en casa porque se te ha ido la pasta en fotocopias, pues a quedarse en casa. Y estudia, y asiste a clase.

Otra cosa, Ana. No tengas miedo ni reparos en hablar con gente que piensa distinto a ti. Te aseguro que es la mejor forma de no caer en sectarismos ni en posiciones fijas, ya sabes que tienes que dudar de todo por sistema, incluso de esto que te estoy escribiendo. Recuerda que el mundo cambia y tu con él, aunque en tu caso creo que lo vas a cambiar tú, y con ello, todos nosotros.

Si nada de esto se cumple y notas que la gente tiene unas altas expectativas sobre ti, tú tira para adelante, sigue nadando, pero que sepas que a nadie se le pide lo extraordinario o lo imposible, y si alguien to lo pide…tú igual, sigue nadando pero desconfía, pues algo traman.

Recuerda ser libre, eso conlleva una gran responsabilidad y muchas veces insatisfacción, pues es más cómodo seguir el camino parapetado de muros, en lugar del camino de baldosas amarillas.

Sé que te preocupa que te eduquen para formar parte de un trabajo en el que solo puedas aportar tu mano como herramienta en tareas repetitivas, para no pensar y solo actuar. Ya habrás escuchado eso de “os pago para trabajar, para pensar ya estoy yo (el jefe)”. Bueno, tu tranquila. Conociendo a tus padres se que no te han educado así, todo lo contrario, y también sé que una vez que se pone en marcha el cerebro, ya no para, y el trabajo nos dignifica, sí, pero la vida va más allá, es más que eso.

No fumes, es una perdida asquerosa de tiempo y dinero, y además te acabará estropeando la sonrisa, y la vas a necesitar para reír con fuerza, como te escribí antes.

Ana, el mundo es tuyo. Estate donde te necesiten, donde más útil seas y te sientas. A veces pensamos que estamos en el trabajo de nuestras vidas y sin embargo no somos felices, y es porque en realidad no somos necesarios. Y escapa de vez en cuando al silencio del Pozo del Esparto. Ahora tal vez te resultará aburrido, pero más adelante te resultará imprescindible.

Oye, escucha música y aprende de arte. Pero no la música que te digan que escuches por la tele, la radio o lo que se ponga de moda. No, elige tu o déjate asesorar, y en cuanto al arte, necesitarás poner en contexto aquello que te emocione ver. Esto que te digo te será útil pues a veces te emocionarás sin saber por qué, y otras veces sentirás la necesidad de emocionarte para escapar, aunque sea un rato, de esta realidad. Tu padre debe tener una buena colección de discos, y tu madre es una obra de arte en sí, así que lo tienes fácil.

¿Sabes? Me ha encantado escribirte esto. Me ha servido para darme cuenta de todas la cosas que he hecho mal y que no he cumplido, pero no te preocupes, Ana, pues pronto cogeré el camino de baldosas amarillas y estaré donde más útil me sienta. En cierto modo, escucharte ayer por la radio me ha cambiado la vida. En unos años tendrás una cerveza pagada en el chiringuito de El Pozo del Esparto a tu nombre. Gracias.

Un saludo y que no piensen por ti. No te perderé la pista.

Martín Campoy López @martinclopez

[irp posts=»17632″ name=»Si sobrevives, cuéntame la verdad»]

2 comments

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

2 Comments

  • JUCAQUMA
    9 marzo, 2017, 11:28

    Emocionante, sin duda.

    REPLY
  • Ana emilia
    9 marzo, 2017, 20:36

    GRACIAS por este artículo. Sin duda necesario. Sin duda ilusionante. El sábado escuchaba a su abuelo Miguel decirle a su nieta Ana esas mismas palabras con otras palabras pero con.la misma esencia y con el mismo fin. Tú las has visibilizado, como entiendo que es importante visibilizar el esfuerzo y el compromiso de nuestros jóvenes. Gracias.

    REPLY

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos