3. Ana Marín Lario. Viajar para encontrarse a uno mismo


"Mi madre siempre lleva dos relojes, uno con la hora de Lorca y otro con la hora del lugar donde yo esté, y nunca se los quita porque dice que está a la espera de que me vaya a algún sitio. Es la persona que más me ha apoyado cada vez que he decido salir fuera".

Rocio Periago
@rocioperiago

Una ciudad 23 julio, 2016


Todos hemos soñado alguna vez dejar las cosas e irnos una temporada al otro extremo del mundo, a una isla paradisíaca o a un destino lejano y exótico. Hay quien se tira toda la vida soñando, y hay quien se atreve a hacer ese sueño realidad. Ana Marín Lario es una joven de Lorca que con 24 años recién cumplidos puede decir que ha tenido la valentía de dejar a un lado las comodidades diarias y se ha lanzado a descubrir el mundo.

Inquieta e inconformista, con 22 años se fue a la otra punta del mundo a hacer un voluntariado. Pero antes de atreverse a dar ese salto ya había experimentado lo que implicaba irse a vivir fuera. Como ella misma cuenta, “hace unos tres años decidí que ya no era suficiente para mi salir unas semanas y dedicarme a hacer turismo. Que estaba muy a gusto en mi ciudad pero que era demasiado joven para conformarme con eso, tenía ganas de salir de mi zona de confort y arreglármelas sola”. Pues ni corta ni perezosa, se buscó un trabajo en el país europeo que le pareció que estaba más lejos de su casa y se fue a Finlandia a trabajar como au pair con una familia. Con el gusanillo de los viajes metido en el cuerpo, y probablemente echando de menos el sol y la luz del sur de Europa, a los cinco meses de estar en el país nórdico solicitó un voluntariado europeo a Filipinas y se lo concedieron.

Ana Marín en Filipinas.

Esta vez ya no era territorio conocido, porque Finlandia aunque estaba lejos y hacía mucho frío, seguía siendo Europa, y eso daba cierta seguridad. Irse al otro extremo del mundo eran ya “palabras mayores”. A mediados del 2014 da el salto a Asia y así comienza una de las mejores experiencias de su vida. Como ella cuenta, aparte de viajar por diferentes países del sudeste asiático, en Filipinas hizo de todo: “trabajé en un par de granjas orgánicas, en terrazas de arroz, repartí arroz en zonas pobres, ayuda médica, trabaje en una empresa de diseño gráfico como becaria, y hasta traduje un libro para el gobierno”. Después de un año volvió a España, con las marcas de otras culturas y experiencias grabadas en tinta en la piel y con el objetivo de ahorrar lo posible para futuras escapadas.

Ana Marín en Filipinas.

A la vuelta a Lorca, estuvo trabajando varios meses y en febrero de 2016 de nuevo sintió la llamada del continente asiático, aunque esta vez con un proyecto en Nepal, Mudita Project. En el pequeño país de los Himalayas, afectado por un gran terremoto en abril de 2015, que dejó una cifra de unos 5000 muertos y más de 8 millones de afectados, y donde aún sigue temblando de vez en cuando el suelo, ha estado trabajando estos meses, conociendo la cultura de un país pobre en recursos pero lleno de espiritualidad.

Ana Marín en China.

No contenta con la experiencia, antes de decidirse a volver a España, ha pasado unas semanas conociendo Indonesia. A pesar de estar encantada con el rol de viajera, tenía ya algunas ganas de volver. Lo cuenta riéndose: “por un lado, después de cuatro meses de aventuras tengo ganas de volver, sobre todo por estar con la familia, los amigos, y por las “comodidades” que allí tengo, pero siempre con la idea clara de que mi estancia en España será siempre viajera.”

Para muchos, este estilo de vida es inviable o muy difícil de compaginar con un trabajo estable o una familia, aparte de los comentarios que despierta entre la gente, que no siempre entienden que optes por viajar y conocer otras culturas en vez de por un estilo de vida más “tradicional”. Ana confiesa que no es fácil, y que frente a los que piensan que está perdiendo el tiempo, ha tenido la suerte de contar siempre con el apoyo materno: “mi madre siempre lleva dos relojes, uno con la hora de Lorca y otro con la hora del lugar donde yo esté, y nunca se los quita porque dice que está a la espera de que me vaya a algún sitio. Es la persona que más me ha apoyado cada vez que he decido salir fuera. Como a cualquier madre, le encantaría tenerme cerca pero sabe que lo que me hace feliz es viajar así que lo acepta y me anima”. Con los amigos es diferente, cuenta entre risas que “los hay que dicen que estoy loca y los que piensan que me lo monto muy bien”.

Ana Marín en el Hornillo de Águilas

Recién llegada a casa, hace frente a la incertidumbre el futuro con un bagaje y una experiencia que no le hacen tener miedo al mercado laboral actual. Se muestra convencida de que una idea buena mezclada con perseverancia y valentía te puede cambiar la vida. “He aprendido a confiar en mí y a dejar de pensar que estoy loca por vivir de la manera que lo hago”. Con futuros retos en mente, estos meses está trabajando en Águilas, aprovechando para estar con la familia. Para después del verano tiene nuevos proyectos en mente, que probablemente le lleven de nuevo fuera. “Aunque en mi DNI diga que soy lorquina, una parte de mi sigue siendo del resto del mundo. ¡Hay tanto que ver y vivir fuera de nuestras  fronteras!”

3 respuestas a “3. Ana Marín Lario. Viajar para encontrarse a uno mismo”

  1. Ro dice:

    Inspiradora. ¡¡Ánimo Ana!! Sólo los valientes se atreven a vivir la vida que les hace realmente felices.

  2. Kaiana dice:

    Me encanta la historia!!!Y por ser una chica joven que hace todo esto…mas todavía!!!

  3. […] (Artículo originario publicado el diario digital El Sol de Lorca el 23 de Julio de 2016) […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí