Café 55: Un café de abandono


La semana pasada, volví a ver uno de esos episodios que tanto me fascinan. No, no es una serie. Ni siquiera un libro. Hablo de un espectáculo que a todos nos deja con la boca abierta. Don Rafael Nadal tuvo que abandonar debido a un problema muscular.

Juan Bermudez
@juanbermudez_

Café Digital 31 enero, 2018


No es por nada, pero enero se nos acaba. Febrero está de nuevo con nosotros y no sé muy bien como detener, aunque sea por momentos, el tiempo. Cuando menos lo esperemos, estaremos de nuevo celebrando el fin de año, estaremos de nuevo en navidad. Los Reyes habrán vuelto… en fin, que seguimos sin darnos cuenta de que no estamos viviendo como deberíamos hacerlo. Si esto es la evolución…

La semana pasada, volví a ver uno de esos episodios que tanto me fascinan. No, no es una serie. Ni siquiera un libro. Hablo de un espectáculo que a todos nos deja con la boca abierta. Don Rafael Nadal tuvo que abandonar debido a un problema muscular. Hasta aquí todo bien. Todos diríamos: es normal, ¿quién no se retira ante un problema muscular que no te deja casi ni caminar? Y no hablemos ya de correr. Pues posiblemente, él no lo hubiera hecho.

En la pista se le veía cojear, se le veía diferente, no era él. Pero seguía luchando. Seguía intentándolo ante el asombro de las miradas de todos los espectadores, incluso del rival. Seguía luchando, algunas veces casi sin poder moverse, casi sin poder golpear la bola como es debido. Pero seguía. Una y otra vez.

Al final, tuvo que abandonar porque era imposible ganar el partido, era imposible hacer frente a las molestias. Y la temporada es larga. No merecía la pena provocar algo peor. Pero lo intentó hasta el final. Hasta que ya era imposible. Ante la evidencia, se marchó. Aplaudido por el público, incluso por el rival. Hasta otros jugadores, en otros partidos como Roger Federer, se acordó de él. Eso es lo que hace grande a Nadal. Eso es lo que le hace diferente al resto de los mortales. Su mentalidad, su superioridad moral ante los demás. Sus ansias, no de ganar, sino de luchar como ningún otro.

Y luego vemos como hay quienes, ante una adversidad, se vienen abajo. Ni siquiera lo intentan porque saben que no van a poder conseguirlo. Quizá lo saben porque no se ven capaces de poder hacerlo. Muchas veces, podemos hacer cosas extraordinarias, pero no las intentamos por miedo al fracaso. Por ver como no somos capaces de hacerlo. Y es la gran mentira inculcada en el ser humano. Todos somos capaces de hacer cualquier cosa, la única diferencia entre la gente que lo consigue y la que no, es que los que la hacen posible son aquellos que lo han intentado. Aunque no salga la primera vez, la constancia es el éxito.

¡Feliz semana, insensatos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí