Café 58: Un café delegado


Las personas de nuestro entorno rara vez desconfían las unas de las otras. Sin embargo, no sé qué pensarás tú, pero creo que es igual de malo confiar que desconfiar.

Juan Bermudez
@juanbermudez_

Café Digital 1 marzo, 2018


¡Hola, hola! Cada vez que me siento aquí, contigo, para hablar de nuestras cosas, siempre acabo aprendiendo algo nuevo. Lo mejor que podemos tener en la vida, es la sensación de aprendizaje. Aunque con el paso del tiempo, de nuestra vida, aprender nos cueste más -nunca he estado del todo de acuerdo con ese estudio-, es cierto que hay cosas, lecciones de vida, que uno no puede dejar pasar.

Hace tiempo, uno en su mundo, para nada imaginaba que delegar fuera tan sencillo y diera tan buen resultado. Quizá también porque nunca se había fiado de los demás. No por culpa de ellos, sino por la de uno mismo, por desconfianza o ignorancia. Pero como en toda la vida, los cambios vienen por un motivo u otro. Al final, cuando estemos cerca de la parca y miremos hacia atrás, nos daremos cuenta de que no somos quienes pensábamos que éramos. Sino el desarrollo de lo que una vez fuimos.

Las personas de nuestro entorno rara vez desconfían las unas de las otras. Sin embargo, no sé qué pensarás tú, pero creo que es igual de malo confiar que desconfiar. ¿Entonces, preguntarás, qué es lo mejor? Bueno, la respuesta creo que es fácil. Depende. Siempre he pensado que no hay que tratar a todo el mundo por igual.

Cada persona es un mundo, y hay que saber cómo tratarla. No creo que sea ideal tratar de la misma forma a los integrantes de una plantilla de fútbol. O a un reparto de una película. O un grupo de amigos. Siempre hay que gente con la que se tiene más conexión que con otra. Siempre hay gente que se identifica más con tu mensaje que otra. Hay gente que ve bien que hables de una forma, mientras que hay gente que le parece todo mal. Hay gente impaciente, hay gente pausada. Hay gente para todo. A la hora de delegar, todo esto influye.

No es lo mismo delegar algo a alguien que sabes que lo hará ideal, que delegar en alguien que no sabes cómo lo hará. Pues delegar es tan fácil como conocer a la persona en sí misma. Saber cómo tratarla, saber cómo actuará. En fin, saber cosas que llevan tiempo. Quizá por eso delegar sea fácil cuando uno sabe cómo hacerlo… y con quién.

¡Buena semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Talleres Periago - Cardiograma