Café 61: Un café precipitado


Una persona publica su pensamiento y miles de personas lo acribillan por pensar diferente. En menos de un minuto. Antes, una persona decía aquello que pensaba y podías estar o no de acuerdo con su pensamiento, pero el linchamiento no era tal.

Juan Bermudez
@juanbermudez_

Café Digital 4 abril, 2018


Ahora mismo la vida parece un intermitente. A veces brilla y otras veces se oscurece. Supongo que esa reflexión puede ser traslada a nuestro cerebro. Otra semana más, aquí estamos compartiendo letras. Y la verdad es que me he dado cuenta de que las letras, la palabra escrita en sí misma, es mucho más importante que la lengua.

Hace siglos, la gente se comunicaba por cartas como ahora nosotros lo hacemos por las redes sociales. Pero esas cartas contenían algo más que letras o ‘emoticonos’ dibujados con el símbolo de una lágrima. Esas cartas eran nuestra forma de pensar, de ver el mundo, de comunicarnos con nuestros seres más amados. No había otra forma de comunicarse en la lejanía que de esta forma. Por eso todo estaba mucho más medido. Las relaciones interpersonales eran mucho mejor.

Un ejemplo, ahora una persona publica su pensamiento y miles de personas lo acribillan por pensar diferente. En menos de un minuto. Antes, una persona decía aquello que pensaba y podías estar o no de acuerdo con su pensamiento, pero el linchamiento no era tal.

Esto es algo que me preocupa bastante. ¿A dónde hemos llegado? ¿De qué sirve tanta evolución si ni siquiera somos capaces de aprovechar nuestras herramientas? Nos quedamos con la base, con lo sencillo y no nos atrevemos a profundizar.

Lo mismo que nuestro cerebro. Siempre hemos cometido el mismo error. Al igual que juzgar a una persona precipitadamente, sin sentido, así porque sí. Son demasiadas casualidades para que sea fruto de la casualidad. Si en vez de acusar al inocente en la primera de cambio, nos sentáramos y observáramos las cartas, viésemos todo lo que tiene que ver con el hecho en sí, quizás este mundo sería otro. Pero, como siempre digo, no depende solo de nosotros hacerlo. Somos todos, desde el primero al último, los que tenemos que hacer frente a esta crisis del pensamiento en el que nos encontramos hoy en día.

Dejar de un lado lo que creemos como cierto, no es decir que somos tontos, al contrario. Gritar, acusar, a la primera de cambio, hacer creer a los demás que somos más listos, que tenemos siempre la solución a todo, no es ser mejor persona. Opino todo lo contrario. Reflexionar, recapacitar, revivir, volver a empezar. Eso es lo que deberíamos hacer.

En vez de creer que somos perfectos.
Nadie es perfecto. Ni siquiera Christopher Nolan.
¡Buena semana, amiguetes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí