Café 68: Café digital, el retorno

Café 68: Café digital, el retorno

Para comenzar –de nuevo- esta sección, no se me ocurre mejor forma que exponer aquí una poesía, no muy buena, pero lo suficiente para no avergonzarme en exceso cuando la vuelva a leer en un tiempo no determinado.

Bienaventurados sean ustedes de nuevo. Tras varios meses en la sombra, he decidido volver, no sé muy bien por qué, a la luz de esta sección. Quizá, ensordecido por la literatura que últimamente uno ha estado leyendo, de aquí para allá. Sin dejar de lado, cómo no, la poesía.

Quizá los temas más recurrentes con los que uno se topa, son la amistad, el amor, la familia, el dinero… no precisamente en ese orden, pero si son ellos temas que a uno más le preocupa. A cada cual que elija en nivel de cada uno de ellos. Para comenzar –de nuevo- esta sección, no se me ocurre mejor forma que exponer aquí una poesía, no muy buena, pero lo suficiente para no avergonzarme en exceso cuando la vuelva a leer en un tiempo no determinado.
Está dedicada a alguien en particular, pero está destinada a todos en general. Si bien es solo una parte del total, creo que estos versos resumen a la perfección todo el poema en sí. Como se podrá ver, no gozo de la simpatía de ningún poeta, por eso escribo tal y como sé.

Aquí va:

Que cada beso no sea un capricho,
Que cada sueño parezca verdad,
Que no te calle más que tu nicho,
Que nadie se muera sin amar.

Que las camas no tengan literas,
Que el miedo no te haga temblar,
Que las esperas no sean eternas,
Que nadie te deje a la mitad.

Que los amigos no sean enemigos,
Que los enemigos presenten piedad,
Que las parejas rían por siglos,
Que las familias no quiebren jamás.

Que tengan una buena semana ustedes, amigos míos. Nos vemos pronto. Como aquel que dice: «he vuelto».

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos