Cláusulas suelo. El último Real Decreto Ley 1/2017 de 20 de enero

Cláusulas suelo. El último Real Decreto Ley 1/2017 de 20 de enero

Volvemos los usuarios de banca a estar a merced de la misma banca, una y otra vez, con procedimiento preparado al efecto y supuestamente para cumplir con una sentencia y por beneficiar a los ciudadanos.

La pasada semana cuando hablábamos de algunas formulas bancarias utilizadas de forma abusiva y mediante las cuales la banca consiguió paliar los efectos del aumento de la morosidad bancaria y la explosión de la burbuja inmobiliaria, dijimos que seguiríamos la senda con otras temáticas de interés. Hoy venimos, prácticamente obligados a comentar el decreto firmado por el gobierno ayer para la devolución de las cláusulas suelo, según el mismo gobierno dijo hace días «…para evitar el colapso de los tribunales…».

Al parecer este ha sido un decreto llevado a término gracias al acuerdo de los dos grandes partidos, y uno de los otros claro, pero, no obstante, me gustaría analizarlo desde una perspectiva lo más objetiva y clara posible para que ustedes lo puedan entender también.

En tan solo 4 artículos y seis disposiciones soluciona, según ellos, la aplicación de la sentencia que desde Europa obliga a la devolución de las cantidades cobradas en exceso por aplicación de las cláusulas suelo ya declaradas nulas por el Tribunal Supremo, por parte de la banca. Considero que es importante contextualizar los motivos que llevan a la elaboración del mencionado Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo.

Comienza estableciendo que sólo los consumidores pueden acogerse a este procedimiento. «Se entenderá por consumidor cualquier persona física que reúna los requisitos previstos en el artículo 3 del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre.» Esto es interesante porque las pequeñas empresas de este país que sí que han sido usuarias de banca y han sido exprimidas por ella con todo tipo de productos, los necesitaran o no. Éstas no podrán acogerse a nada. Se corresponde este contenido con el artículo 2 del texto legal, no me lo invento, solo lo recojo como dato cierto.

Continuando sólo será aplicable en el ámbito de aplicación de hipotecas estableciendo que «Se entenderá por cláusula suelo cualquier estipulación incluida en un contrato de préstamo o crédito garantizados con hipoteca inmobiliaria a tipo variable, o para el tramo variable de otro tipo de préstamo, que limite a la baja la variabilidad del tipo de interés del contrato.»

Directamente llega a su máximo en su artículo 3.2 «in fine» dice literalmente:…En el caso en que la entidad considere que la devolución no es procedente, comunicará las razones en que se motiva su decisión, en cuyo caso se dará por concluido el procedimiento extrajudicial. Hay que tener valor para presumir de que esto es ayudar a los ciudadanos.

Con esto y yendo al grano, volvemos los usuarios de banca a estar a merced de la misma banca, una y otra vez, con procedimiento preparado al efecto y supuestamente para cumplir con una sentencia y por beneficiar a los ciudadanos.

Llegando al último artículo, que es el 4, ya nos metemos en materia de costas. No se lo que opinarán juristas de reconocido prestigio pero a mi, que el ejecutivo venga a meter las narices en el judicial hasta para hacer sus particulares consideraciones sobre las costas procesales me da ganas de salir corriendo de este país. Considero a recordar cómo de los elementos básicos de la democracia, la separación de poderes es completamente indiscutible imprescindible e inamovible; ¿por qué entonces tiene que decir y decidir el gobierno cuando se impondrán unas costas procesales, cuando ya nuestro artículo 394 y siguientes de la Ley de enjuiciamiento civil lo contempla y con esto está invadiendo la competencia de un juez en esta materia? ¿por qué tanto interés en intervenir en las cuestiones litigiosas entre los ciudadanos y la banca? ¿es que acaso no se fijan de los jueces? ¿es que simplemente lo que no quieren es dejar a los jueces desarrollar su tarea con diligencia e independencia?

Tras la lectura de la exposición de motivos donde se contempla el espíritu de la ley, concretamente, de este Real Decreto Ley, me da risa. Risa porque expone las justificaciones por las que nuestro Tribunal Supremo se negó a la retroactividad de la nulidad de este tipo de cláusulas para intentar hacer un lavado de imagen exponiendo cómo y porqué intervino el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y cómo articular con este nuevo texto el cumplimiento de esa resolución concreta, cómo si eso fuera necesario, ¿lo es?

Como usuaria, según este texto, el banco me devolverá extrajudicialmente las cantidades cobradas de más sólo cuando él considere y en la cuantía que él considere (artículo 3.2) así es como se ha articulado. Es más, cuando el mismo texto habla sobre las costas, determina que el usuario solo podrá repercutir las costas cuando el tribunal le reconozca expresamente que la cantidad pedida es superior a la que el banco le ofrecía, rigiendo otras normas en caso de acudir a los tribunales sin esa vía extrajudicial utilizada tiene dos especificaciones más para mitigar siempre el coste en la banca, no en el consumidor. Entiendo que el allanamiento ya se regula en la Ley de Enjuiciamiento Civil sin necesidad que el ejecutivo, insisto, intervenga con nuevas fórmulas.

Para concluir, debo insistir en que no deja de ser un feo parche que muchos utilizarán a sabiendas de que perciben menos de lo que les corresponde pero porque no hay más

alternativa, y con eso, nuevamente la banca volverá a engrosar sus resultados financieros, como si de una comisión más impuesta a sus clientes se tratara.

Para los que ya hayan iniciado acciones judiciales, pueden pedir una suspensión en el procedimiento judicial y ver qué les ofrece su banco, por si las moscas, mucho ojo en el cálculo no vaya a ser que si les ofrecen poco y quieran retomar su vía judicial, encima no puedan repercutir sus costas. Me parece al final, todo un ejemplo de lo que los políticos son capaces de conseguir con y sin consenso, ponerse por encima del poder judicial, siempre como expresión de una humilde opinión.

1 comment

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

1 Comment

  • Pepa Piñero
    3 febrero, 2017, 19:10

    Es un artículo excelente, vaya tomadura de pelo este decretazo que, una vez más, se salta la ley y al poder judicial. Se debería llamar de medidas de ayuda a la banca y en detrimento de los derechos de los consumidores. Bravo Dulce

    REPLY