COBLENZA

COBLENZA

En España no tenemos un partido de ultraderecha ni un líder de ultraderecha (VOX no cuenta porque tienen tantos votantes como letras el nombre del partido) pero sí tenemos a un Partido Popular cuyo arco electoral y espectro ideológico abarca desde el centro hasta la más extrema derecha

A los buenos días, gente. Mirad, no quiero ser pesado y sé de sobra que en las ultimas impertinencias os he soltado una turra de cuidado, así que hoy lo voy a resumir y es más, ni siquiera voy a dar mi opinión con respecto a nada y solo me voy a limitar a exponer hechos y hacer una pregunta final.

Empiezo. En EE.UU, lleva gobernando desde el sábado pasado un señor elegido democráticamente por su pueblo tras hacer un discurso basado en tres pilares fundamentales; el primero el odio a los inmigrantes, hasta el punto paranoico de quitar la traducción al castellano de la web de la Casa Blanca. El segundo pilar ha sido elevar a su máximo exponente la exaltación de lo puramente estadounidense y su valores (según él, y aquellos que piensan que ese país es de cowboys y de vaqueros todo el día a rejazo limpio contra los indios de Arizona Baby) como rezaba su eslogan, el hacer grande otra vez América. Y el tercer pilar mandando a tomar por saco el proceso de globalización en el que vivimos, apostando por políticas económicas ultra proteccionistas contrarias a priori a toda la “lógica” neoliberal post Tatcher.

Claro, con este cartel podríamos pensar que iba de farol con apenas dobles parejas pero que va, pues en apenas cuatro días se ha cargado el “Obamacare”, ha puesto fin al TTP que es un acuerdo comercial entre EE.UU y otros países del pacífico, y leo mientras escribo esto que ya ha empezado a trabajar para levantar un muro entre su frontera y la de México, que así a ojo mide unos 3200km y que va a dejar al muro de Adriano en un buen intento y el de Berlín en un chiste malo.

Hasta aquí todo correcto, pero en el espacio que nos ocupa, en Europa, resulta que sus seguidores, sus apóstoles, lejos de entender que Europa es un continente que ha andado a la gresca entre sus países, decidieron juntarse en un aquelarre en Coblenza el pasado fin de semana para darse cariño y ánimo entre ellos. Estaban Marine Le Pen, que en dicha reunión de partidos de ultra derecha apestilló que estamos viviendo el final de un mundo y el nacimiento de otro y que pronosticó la vuelta de los “Estados Nación”. También se refirió al patriotismo como una política de futuro y remató con que la Unión Europea es una gran prisión. Otro de los asistentes, el líder de la Liga Norte Italiana, un tal Salvini soltó que “Europa, no fue, es, o será islámica” y se refirió como “a toda esa gente que viene de Arabia o de África invitados por Merkel”. Otro, el holandés Wilders habló de una primavera patriótica que liberará a los pueblos del yugo de Bruselas. Por cierto, se avecinan elecciones en estos países de cuyos líderes ultraderechistas me he referido.

Bien, ahora hago la pregunta. En España no tenemos un partido de ultraderecha ni un líder de ultraderecha (VOX no cuenta porque tienen tantos votantes como letras el nombre del partido) pero sí tenemos a un Partido Popular cuyo arco electoral y espectro ideológico abarca desde el centro hasta la más extrema derecha y cuyos votantes, unos más liberales o centristas, otros más cómodos con eso de que mientras les roben pero que no les suban los impuestos por ellos como si nada, y también los más extremistas que son capaces de genuflexionar (¡qué putada que este verbo tan bonito no esté recogido en la RAE!) cuando ven una bandera preconstitucional con el pavo, este partido tan diverso y transversal de gente heterogénea (ojo, que esto que digo no es opinión, que ya lo dijo un dirigente, que había que dar las gracias a su partido por haber sido capaz de meter a la ultraderecha en democracia. Para más señas un tal Miguel Ángel Rodríguez en 2011). Pues bien, si el proceso de ultra-derechización que está viviendo el mundo sigue hacía delante ¿qué papel va a jugar el Partido Popular en todo esto llegado el caso? Ciertamente no lo sé, pero vamos a ver a un montón de “patriotas” o “patrioteros” quitarse la careta de moderados y de eso sí estoy seguro, porque han empezado ya a hacerlo.

Termino. Como esta impertinencia ha sido más breve y me quedan unas líneas hasta llegar a las 800 palabras, aprovecho para felicitar a mi tío Kiko que hoy es su cumpleaños y que seguro estoy, de que la pregunta que he formulado, él se la lleva haciendo desde hace bastante tiempo.

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *