¿CÓMO ES LA PERSONALIDAD DEL MENOR QUE LE QUITÓ LA VIDA A LETICIA?


Emociones extremas, viscerales, cambiando del todo a nada. Es decir, una persona perfecta acaba convirtiéndose en la más mala, paso brusco de la admiración al odio.

Pilar Enjamio

el embrujo y azahar 20 mayo, 2018


Leticia Rosino, de 32 años, paseaba como cualquier día por Castrogonzalo, en Zamora. Pero alguien la asedió y agredió provocando su muerte a pedradas. Pronto se descubrió al autor, un menor de 16 años y que inicialmente culpó a su padre, un pastor. Con seguridad podría tener un trastorno límite de personalidad fruto de las carencias afectivas de su infancia, con el abandono de su madre y el maltrato de su padre. Familia desestructurada y conflictiva.

Leticia apareció sin su legging y ropa interior. Acaso se corresponda con un rasgo de fetichismo al no haber violación o agresión sexual. O si la intención era agresión sexual pero ante la defensa y negativa de la chica se produjo un ataque de rabia e ira sin control -las personas con borderline no soportan una negativa o un abandono y explotan realizando barbaridades-. Aunque normalmente sean ansiosos, conflictivos, hiperactivos, una situación en la que no se da la respuesta deseada altera su personalidad bruscamente y crea episodios delirantes transitorios y la persona pierde su humanidad para transformarse en una identidad pasada que dañó su vida.

Emociones extremas, viscerales, cambiando del todo a nada. Es decir, una persona perfecta acaba convirtiéndose en la más mala, paso brusco de la admiración al odio. Cuando culpó a su padre del crimen a su vez lo estaba culpando del abandono de su madre y reflejo de la relación turbulenta y hostil entre ambos. Hay una inestabilidad del ánimo y la conducta, además de escasas o nulas relaciones sociales. Agresividad como lo demuestran sus actitudes de ruptura de muebles para descargar ira, frustración y aliviar su nerviosismo. El pasado influye, además de lo genético, creando el equilibrio o desequilibrio de una personalidad que una vez instaurada una patología, es difícil de erradicar.

Fallan los colegios e instituciones en la prevención de estas conductas problemáticas y sumamente peligrosas. El caos se instaura en su vida y pueden llegar a autolesiones o tendencia al suicidio. Impulsividad máxima, sin control. Enfado, soledad, encierro en sí mismo.

Participan en la búsqueda de alguien hasta que al final se derrumban y dicen la verdad. Me recuerda al asesino de la peregrina asiática que hacía el camino a Compostela y su agresividad ante la negativa de la mujer, pero hasta llegar a descuartizarla. Conservaba como trofeo un colgante, un objeto fetiche recuerdo de su supremacía frente a la víctima. Puede ser ropa interior, un mechón de pelo. También colaboró en la búsqueda y al final reconoció la autoría del asesinato. Es evidente que son conductas repetitivas cuya agresividad e ira puede volver a causar tragedias. Tratamiento exhaustivo y cumplimiento pena.

Pilar Enjamio. Psicólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Talleres Periago - Cardiograma