Continuidad de la mesa

José Quiñonero Hernández

Pues sepan que se trata del despacho de dirección de un Instituto, que seguramente fue el inaugurado en Lorca en 1864, y sin duda el testimonio gráfico nos dice que lo fue también del Instituto de Segunda Enseñanza que renació en 1928.


Primer Instituto 6 febrero, 2019


Vean la carpintería de esta dependencia, que bien podría ser el despacho de la rectoral del obispado de Astorga, la dirección de la Compañía de Tabacos de Filipinas o la consulta de un médico prestigioso de la capital. Todo muy siglo XIX, o quizá principios del XX, con las paredes forradas de madera, que hace juego con las formas y el color de la mesa, sostenida por unas patas recias y un tanto despatarradas, a pesar de los dos tirantes metálicos que las sujetan, con el tablero de bordes tallados que hacen juego con la escribanía, quizá aún más antigua que la mesa, con la piel artísticamente repujada, pero ajada por el uso. Y tras ella, el sillón de asiento y respaldo de piel bien curtida, aunque en otras ocasiones lo vimos con un copete de madera bien tallada y tapizado en rojo carmesí, un tanto desvaído por el tiempo. Pero no dejen de observar el formidable ingenio metálico posado en su ala izquierda, con figuras y calados de gran fineza, que podría ser custodia, candelabro o quién sabe qué.

Despacho de dirección del viejo Instituto, trasladado al nuevo edificio (Foto Menchón-Archivo Instituto).

Pues sepan que se trata del despacho de dirección de un Instituto, que seguramente fue el inaugurado en Lorca en 1864, y sin duda el testimonio gráfico nos dice que lo fue también del Instituto de Segunda Enseñanza que renació en 1928; y acertarán de pleno si recuerdan que muchos de ustedes vieron este mobiliario en la dirección del moderno edificio inaugurado en 1944 por el entonces Ministro de Educación José Ibáñez Martín. Finalmente, si les puede la curiosidad y prefieren los datos de la propia experiencia, pueden acercarse setenta y cinco años después al ya viejo Centro, y allí observarán, viendo pasar el tiempo, la misma mesa, en el mismo sitio y en la misma dependencia.

Si hacen alarde de erudición histórica, quizá puedan ver allí sentado, en 1864, al Sr. Pereda, primer director del Instituto decimonónico y también presidente del Sindicato de Riegos; y luego a don José Pascual, ya sea en el antiguo centro de la calle Abad de los Arcos, hacia el año 1936, o en el moderno Instituto recién inaugurado, a mediados de los años cuarenta; o pueden asomarse a saludar a don Francisco Ros Giner, director inolvidable que dirigió el Centro desde este lugar y fue el alma de la enseñanza en la comarca durante 25 años.

Ya en la década de los 70, quizá hayan visto allí sentada a María Guirado Cid, directora que añadió un relumbrante teléfono rojo al viejo mueble como símbolo de su talante abierto y modernizador. Y después, a José Luis Aliod, Juan Gómez, Pedro Felipe Sánchez Granados y Antonio Ortega, mientras se desnudaban las paredes de las viejas maderas, e incluso se desmoronaban, como les ocurrió a las recias murallas de Jericó, en este caso ante las ruidosas trompetas del terremoto.

Todos han ido pasando, y tal vez muchos otros pasarán por allí. Pero solo la vieja mesa estuvo, está y estará viendo a todos pasar y marcando la continuidad entre los pa-sados y los nuevos tiempos. Mírenla: ahí está.

6 respuestas a “Continuidad de la mesa”

  1. antonio josé mula Gómez dice:

    Efectivamente, la mesa de estilo castellano, torneada, con tablero de piel y sillones a juego, marcaban la estancia del poder. Recuerdo, como alumno y más tarde, estos muebles, al igual que una similar, aunque más recargada y quizás más grande en el viejo Rectorado de la UMU, hoy, creo, en un despacho departamental. En todos los casos marcaban la distancia entre el poder en el centro y los demás. Efectivamente, ahí está y ahí sigue, pese a la modernidad y al diseño de hoy.

  2. Obdulia Castroverde Montalbán dice:

    Muchas gracias Pepe por ofrecernos la historia del Instituto, nuestro Instituto, tan bien contada. Cómo te has documentado y cómo nos la vas relatando con tanto mimo y tanta gracia. Nos haces disfrutar con cada uno de los artículos, que esperamos con expectación los lunes que corresponde. También nos brindas la oportunidad de volver a entrar en él y encontrarnos con alumnos y compañeros con los que pasamos tan buenos ratos y de los que conservo muy cariñosos recuerdos.
    Aprovecho este espacio para agradecer a Salvador el cariño con el que me recuerda, que es mutuo. Yo también añoro aquellos años tan entrañables. El comentario al que te referías lo hizo mi hija, que interviene con frecuencia en este foro. Un abrazo muy fuerte

  3. Mercedes Martínez Gomez dice:

    A veces un simple objeto como una mesa, unas nubes, una lucecita roja, unos tañidos de campana, se convierten en símbolos del paso del tiempo. Es el eterno retorno tan magistralmente descrito por Azorín.

  4. Obdulia Guirao dice:

    Merecidísimo homenaje a esa magnífica mesa, testigo mudo de la Historia, cómplice interlocutora de tantos secretos y símbolo de “resistencia”, de solera, de abolengo y de eternidad. “…Y yo me iré, y se quedarán los pájaros cantando…”

  5. Fernando Martínez Serrano dice:

    Sólo a tí se te podía ocurrir elegir esa magnífica mesa como testigo privilegiado de la trayectoria del Instituto, una prueba más de tu sensibilidad y buen hacer.
    Yo,siendo alumno, recuerdo a D.Francisco y después,ya como profesor, he vivido con todos lo que citas. Hasta me tocó “ocuparla” durante un mes en la época de Juan Gómez.

  6. A. Belén Ruiz Jerez dice:

    ¡Qué grande! Apenas recuerdo entrar en la dirección y sin embargo, estoy convencida de recordar esa mesa. Ahora me queda la duda de si realmente alguna vez entré en aquél despacho, o de si ha sido tu artículo el que me ha impregnado esa vivencia.
    Curiosamente, mis ojos también se han fijado en el fino y entrelazado cableado del candelabro y en el del teléfono. Solo puedo sonreír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí