CORTAR POR LO SANO SIN PENSARLO


Pensé que todo era debido o a un accidente, por lo que se imponía aguantar estoicamente, y desear que no hubiera habido desgracias personales que lamentar.

Francisco José Motos
@FJMotos

A quien corresponda 30 mayo, 2017


El viernes 26 de mayo, a eso de las 19.30, me disponía a viajar con dirección a Elche desde nuestra ciudad del sol, y en apenas unos diez minutos de haber salido, tan ufano y con el pensamiento puesto en el fin de semana, me encuentro, como otros cientos o miles de automovilistas, en un colapso brutal en plena autovía. El mayor que yo he sufrido desde que tengo uso de razón, una cosa brutal y desesperante como todos aquellos que lo tuvieron que pasar saben perfectamente. Más de hora y media a un ritmo que nos llevaba cercano a la desesperación. Malas caras, personas que no daban crédito a lo que estaba pasando.

Pensé que todo era debido o a un accidente, por lo que se imponía aguantar estoicamente, y desear que no hubiera habido desgracias personales que lamentar.

La otra posibilidad que se me ocurrió, me dio tiempo para pensar en muchas alternativas, fue que estuvieran llevando a cabo unas inoportunas obras en la autovía, con el consiguiente corolario de afirmaciones clásicas al respecto y que todos hemos pronunciados alguna vez en estos casos.

Lo que de ninguna manera pude llegar a sospechar, dado que se habían puesto carteles de obras en alguna parte de ese monumental embotellamiento provocado, fue que los encargados de provocar tal pelotera fueran los cuerpos de seguridad que deben procurar que tal cosa no ocurra, cuando esto sea posible.

Pues bien, o mejor dicho, pues mal; resulta que a alguien en el confort de su despacho se le ocurrió desviar todo el tráfico un viernes a las 19.00 en una de las autovías con mayor afluencia de vehículos del país, hasta una carretera secundaria de un solo carril tras hacernos pasar sobre un puente que transcurre sobre la propia autovía, en donde estaban apostados hasta cinco o seis vehículos de las mencionadas fuerzas y un cartel que preconizaba un control de alcohol y drogas.

Resultado de tan poco pensada acción llevada a cabo, fue el mayor colapso jamás sufrido por mi parte, y eso que quien esto escribe, ha vivido en Madrid durante algún tiempo y ha tenido la oportunidad de soportar las salidas de viernes por la carretera de Valencia.

Entiendo, comprendo y apoyo que se hagan controles de seguridad y de alcohol, ¡pero por lo más sagrado; piensen un poco antes de decidir cómo llevarlo a cabo!

No es de recibo que se corte una vía principal en plena hora punta porque a alguien se le ocurra que estaría bien tal acción y que seguramente se recaudará más que si se hace sin causar un auténtico colapso innecesario ya que hay otras alternativas. Eso sí, toca pensarlas, reflexionarlas y tener en cuenta al sufrido ciudadano y paganini que somos todos.

Una respuesta a “CORTAR POR LO SANO SIN PENSARLO”

  1. […] CORTAR POR LO SANO SIN PENSARLO […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí