Cuando la tierra tiritó


Yo no sabía qué era, pero el aire olía raro, como cuando pasas cerca de una rejilla de esas que llaman alcantarillas. Tampoco oía ningún pájaro, siempre se oyen los pájaros, pero esa tarde no oía ninguno.

Redaccion
@elsoldelorca

Especial Terremoto 11 mayo, 2016


Cada vez que recuerdo aquél día me tiemblan las patas. La mañana se pasó con normalidad, todo ocurrió por la tarde. Salíamos, como siempre a trabajar, cuando oí el primer trueno, como una explosión seca (según dijo mi amigo). A partir de ahí se me pusieron las orejas tiesas y ya no estaba tranquilo en mi sitio.
En nuestro lugar de trabajo mi amigo parecía nervioso, como si esperase algo. Yo no sabía qué era, pero el aire olía raro, como cuando pasas cerca de una rejilla de esas que llaman alcantarillas. Tampoco oía ningún pájaro, siempre se oyen los pájaros, pero esa tarde no oía ninguno.
“Que cosa más rara, ¿a dónde habrán ido?”, pensé. Mi amigo no paraba de decirme que me sentara en mi alfombrilla, pero parecía que tuviera un muelle en el culo, ya que no podía estar ni un minuto sentado.

Hasta que de pronto, sin saber qué me lo ordenaba, pegué un tirón de mi amigo hacia el centro de la calle, apartándonos de la pared. Todo empezó a temblar y crujir, las casas, el suelo…

Las personas que nos rodeaban no paraban de gritar, algunas lloraban, imagino que de miedo. Mi amigo parecía algo perdido; como siempre tuve que llevarlo al sitio donde estábamos antes y ahí pareció orientarse. Empezó a llamar a mi amiga por ese aparatito que lleva, pero se ve que no funcionaba. Entonces me cogió y me pidió que lo llevara con Carmen, mi amiga. Yo sabía perfectamente donde estaba, pero nada a mi alrededor parecía normal.

perro-relato2

Todo el mundo corría de un lado para otro, como si huyeran de algo, había piedras grandes en el suelo, ¿de dónde habían salido esas piedras? Hace un rato no estaban ahí. Tenía que sortear todos esos obstáculos, intentar no tropezar con la gente que corría, tener cuidado con coches y motos que salían de cualquier parte sin avisar…

Me ví apurado y en algunos momentos no estaba seguro de lo que tenía que hacer entre tanto alboroto, nadie me había entrenado para eso y mira que he pasado por todo tipo de situaciones. Mi amigo no estaba por la labor de ayudarme, ni siquiera me decía por donde tenía que pasar o qué debía hacer cada vez que se me presentaban barreras.

Hasta que por fin vi a mi amiga. Yo no quise correr más, porque mi amigo no paraba de tropezar con las piedras más pequeñas, con lo fácil que es levantar los pies, en fin, que no tiene remedio.

Me puse contento porque ya podríamos irnos a casa, lejos de todo ese desajuste, pero mis amigos parecían preocupados.

Cuando llegamos a casa, todo el mundo estaba en la calle. Parecían tan asustados como yo y nadie se atrevía a entrar a las casas. Por fin nos decidimos a subir, a ver si así terminaba todo de una vez. Pero en lugar de quedarnos, mis amigos empezaron a coger cosas y cogieron también las llaves del coche. ¿A dónde íbamos ahora?

Mi amigo me subió al asiento trasero del coche y salimos del garaje. Íbamos muy despacio, había otros muchos coches en la calle y no podíamos ir más rápido. Muchos coches pasaban aullando de esa forma tan estridente que se oye desde muy lejos.

Otras veces, cuando hemos ido andando a casa de la mamá de mi amiga, apenas tardamos un rato, paseando. Pero ese día, en el coche tardamos mucho, mucho tiempo, ya que estaba toda la carretera llena de coches. Estuvimos unos cuantos días fuera de casa.

Cuando regresamos todo parecía diferente. Desde entonces no me gustan los ruidos fuertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Talleres Periago - Cardiograma