DE LO HUMANO Y LO DIVINO


Más de 600 personas a la deriva en un mar que siempre ha sido de civilización y de intercambio, y algunas veces de destrucción, no podían estar sometidas al batir de las olas, a la indiferencia y tal vez a la muerte.

Francisco José Motos
@FJMotos

A quien corresponda 13 junio, 2018


Que somos seres humanos, aunque algunos se empeñen en parecer otra cosa, no cabe la menor duda. Que tiene que existir un código ético, y si me apuran estético, con respecto a salvar a nuestros congéneres, vengan estos de donde vengan, menos aún, aunque solo sea por aquel manido concepto de: Hoy por ti y mañana tal vez por mí.

Más de 600 personas a la deriva en un mar que siempre ha sido de civilización y de intercambio, y algunas veces de destrucción, no podían estar sometidas al batir de las olas, a la indiferencia y tal vez a la muerte. Eso no es humano, eso forma parte de algunas de las peores prácticas que hemos ido viendo de tanto en tanto en la convulsa historia de nuestro planeta. Que no lo olvidemos es el único que tenemos conocimiento en el que se puede encontrar vida, como la conocemos, y por tanto tiene algo de sagrado y reverencial el defender esta. Por ello, sin entrar en cuestiones de fe, que allá cada cual, con la suya, hago referencia en el título de este artículo a lo divino.

No podemos dejar a la deriva hasta ver qué pasa, mientras se le cierran las puertas como si de unos apestados modernos se tratara, a tantas personas; hombres, mujeres y niños como si no existieran.

No es menos cierto que es imposible que se acojan todas las personas necesitadas por un mismo país, incluso por una sola región de nuestra geografía planetaria, y aun así no podemos mirar para otro lado y ver que pasa, rasgarnos las vestiduras si la catástrofe ocurre y decir que la responsabilidad es de otros. Hay algo que se llama motivos humanitarios, que es en realidad un eufemismo para decir que no hemos perdido del todo el rumbo y que no estamos dispuestos, como sociedad, a dejar que esa gran cantidad de seres humanos perezcan en el mar mediterráneo que es y ha sido cuna de la civilización.

Es obligado mencionar que nuestro país ha sido durante muchos años un lugar de emigración, algunos dirán que estas corrientes migratorias que salían de nuestro país, y que por cierto aún siguen saliendo, todos los años se va un gran contingente de personas para la vendimia francesas, iban de otra forma. Es decir, con billete de vuelta en la mayoría de los casos.

Desde estos puntos de vista, creo que la mayoría del pueblo español, que ha demostrado su solidaridad en innumerables ocasiones, está de acuerdo en que una vez vista la imposibilidad de que estas personas arribaran a puerto seguro en Italia o Malta que eran los lugares que correspondía por la ley del mar, hayamos dado el paso decidido de decir; no vamos a consentir que os ahoguéis si de nosotros depende. Esto es lo primero, y es lo mínimo que se ha de estar dispuesto a hacer. Después vendrán los tiempos de la política, y de la ubicación, dónde van a ir a parar al final, y de otras cuestiones que se me antojan menores dada la urgencia de salvar tantas vidas y que estas no caigan sobre la adormilada conciencia de la vieja Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Phelan