DIANA QUER, MÁS VIVA QUE NUNCA EN EL RECUERDO

DIANA QUER, MÁS VIVA QUE NUNCA EN EL RECUERDO

Recordemos el violador del chándal y otros que nada más salir de prisión lo han vuelto a hacer. No puede ser gobernante quien no garantiza la protección de sus ciudadanos por cabezonería, por fanatismo. Por supuesto la cárcel es para regenerar pero hay conductas que siempre serán impredecibles.

El pasado 22 de agosto hizo tres años de la desaparición de una bella joven, Diana Quer. Una joven con ilusiones e inquietudes que disfrutaba de las fiestas del pueblo en el que veraneaba sin sospechar que esa noche, esa madrugada se tropezaría con la peor alimaña que sesgó su vida.

Diana Quer.

A pesar del dolor por su desaparición se albergaban esperanzas y, paradójicamente, parecía investigarse más a la familia, aumentando su dolor, que al probable autor de su desaparición y posterior asesinato.

A pesar de las milongas que cuente el Chicle todo está muy claro y es evidente, como lo demostró su conducta con una víctima posterior. Será muy triste cuando en el próximo juicio, en octubre, la familia reviva tanta y tanta angustia y desesperación y acaso no soporte mirar a la cara a un personaje del que sólo nos protegerá la cárcel.

Año y medio después aparecía su cuerpo en un pozo de una antigua fábrica. Los términos agresión sexual  y asesinato no pueden ser más fuertes y por ello deben tener una sentencia justa. Su padre, Juan Carlos Quer, se ha convertido en el abanderado junto a Juan José Cortés, Antonio del Castillo, padres de Mary Luz y Marta, ambas asesinadas sin escrúpulos, sin piedad en la lucha por la prisión permanente revisable para que otras víctimas no sufran lo que ha sucedido a Diana.

Incomprensión de políticos que llaman venganza a esta medida preventiva y sin la mínima empatía con quien sufre un síndrome post traumático permanente por la pena y la incomprensión de muertes injustas cometidas por depredadores sexuales.

Los profesionales sabemos que esas conductas anómalas son impulsivas, incontrolables y repetitivas. De todo ello se deduce que habrá más agresiones sexuales y muchas de ellas con el resultado de asesinato una vez en la calle. Es asombroso ver la nula empatía con las familias de las víctimas y la protección a los asesinos que no cumplen, en resumen, la condena establecida.

Recordemos el violador del chándal y otros que nada más salir de prisión lo han vuelto a hacer. No puede ser gobernante quien no garantiza la protección de sus ciudadanos por cabezonería, por fanatismo. Por supuesto la cárcel es para regenerar pero hay conductas que siempre serán impredecibles.

Y desgraciadamente a las víctimas le han quitado el primero de los derechos, la VIDA, y le han impedido disfrutarla aniquilando sus proyectos, sus inquietudes y ser felices.

Por ello los culpables deben pagar. Diana siempre será ese ángel que a través de una víctima nos llevó al autor de un crimen y al hallazgo de su cuerpo. La familia ya conoció la verdad y aunque es tremendo sabe dónde ubicarla y llevarle flores no como Antonio del Castillo que todavía no sabe dónde está Marta.

Pilar Enjamio. Psicólogo

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos