EL TRASCURRIR DE LOS DÍAS

EL TRASCURRIR DE LOS DÍAS

Trump ya murió, no sin dejarnos esta sentencia de muerte bien escrita. Su segundo mandato al frente de la potencia hegemónica terminó por darle la puntilla al planeta.

Bajo un enjambre de antenas de metal dispuestas para soportar las comunicaciones digitales que se han ido multiplicando año tras año, se pasea Nereida mientras añora algo de naturaleza que le haga sentir algún rastro de humanidad.

Pero estamos en el año 2042 y la ferocidad en la destrucción del paisaje que nos rodea ha sido brutal. Ya lo venían advirtiendo los científicos, los naturalistas, aquellas personas con sentido común que no se cansaban de decir todo lo alto y claro que los dejaban que el metal no iba a poder sustituir a la madre naturaleza. Pero como siempre ha ocurrido en nuestra historia común, no habíamos hecho caso. Algunas veces por comodidad, otras por conformismo, y las más por creernos que todo es infinito, que está puesto aquí para que nosotros hagamos lo que queramos con ello, incluso destrozarlo sin ningún motivo.

Trump ya murió, no sin dejarnos esta sentencia de muerte bien escrita. Su segundo mandato al frente de la potencia hegemónica terminó por darle la puntilla al planeta.

Esta mañana oscura de un mes cualquiera, hace algunos años hemos dejado de diferencias los meses, ya que no somos capaces de distinguir las estaciones debido a un cambio climático absolutamente letal, Nereida lleva agarrados a sus dos hijos de tres y cinco años y se disponen hacia donde está el último árbol en pie en una vaguada cercana a la desierta y polvorienta ciudad que les ha dado cobijo en los años precedentes.

Para su sorpresa no están solos, una muchedumbre se arremolina alrededor del deteriorado árbol como si quisiera fundirse con su tronco.

Son las cinco de la tarde y esta mañana han dado la noticia que le pone fecha de caducidad en unas pocas horas a la vida sobre nuestro planeta.

Los niños van muy repeinados y la madre se ha puesto un vestido muy vistoso con flores que aún no había estrenado.

1 comment

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

1 Comment

  • Lola Díaz
    18 mayo, 2019, 14:43

    Solo teníamos q disfrutar de nuestra habita, nuestra querida tierra q nos acoge y alimenta. Y… la tenemos saturada de materia q asfixia y nos transforma en egoístas y depredadores hasta el exterminio de nuestra cuna.

    REPLY

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos