En Lolca lo boldamos

En Lolca lo boldamos

Yo solo digo, que si la cosa se pone fea, la solución es construir un muro a la altura de Carraclaca en la autovía, y así evitamos esta insoportable invasión. Y si lo pensamos bien tiene sentido, porque en Águilas no pueden atracar los transatlánticos, y por la autovía Cartagena-Vera no pueden llegar porque son chinos, pero no tontos, y a ver quien es el que paga el peaje.

Si el Guadalentin tuviera líquido elemento en superficie se podría usar para comenzar esta impertinencia el topicazo de que bajan las aguas revueltas en esta nuestra Lorca, la “Nueva Lorca”, y no es para menos.

No veo necesario meter miedo a la gente del pueblo, no era necesario publicar la noticia en una revista local, de esas que son todo publicidad y publirreportajes oficiales, de que nos están invadiendo los chinos. La gente ha podido leer que la friolera de «50 asiáticos han visitado Lorca consolidando la ciudad como destino de referencia para el turismo de cruceros» (lo entrecomillo porque es así tal cual como lo han publicado los compañeros de La Placeta).

No entiendo la necesidad de acojonar al personal con estas cosas, de verdad. Para ser honestos, la consolidación como tal no se ha podido llevar a cabo, pues la señora Liu Tse Peng se sintió indispuesta en el ultimo momento y decidió quedarse en el puerto de Cartagena, pero si llegan a ser realmente 50, mira…que los chinos nos comen.

No se habla de otra cosa en las tertulias de los bares y terrazas, de qué va a ser de nosotros con tanto asiático (y no me refiero al café). Doña Caridad, la única vecina que reside en la calle Selgas, contactó conmigo ayer y me dijo que ahora sí, que entre tanto israelí y judío que viene a la Sinagoga y ahora con los chinos viniendo de forma masiva, se hace más necesario que nunca darle un toque a los de Thyssenkrupp para construir el ascensor del castillo.

Mi buen amigo Manolo me ha dado una serie de ideas innovadoras para canalizar la avalancha de los chinos y sacarle una mayor rendimiento económico, y yo se las he trasladado a Sebas, pero me parece que algo no ha terminado de entender, pues ha puesto en la carta de su restaurante que ya tiene shake, sopa de miso y sushi. Yo le he dicho que lo de la bandera del circulo rojo en el centro no es cosa de los chinos, que la bandera de los chinos es la roja entera, pero que tampoco tiene nada que ver con el Paso Encarnado, que el Barrio pilla lejos, pero no tanto.

Podríamos bordar un manto de Confucio en la caballería de la Visión del Paso Blanco, y cambiar el eslogan por el de «En Lolca lo boldamos» o que el Paso Azul hiciera una carroza dedicada a los guerreros de terracota de Xian. Y por las fiestas del Patrón dejarse de complejos y añadir a los grupos de moros, cristianos y judíos, otro grupo de mongoles. Ya sé que esto sería extraño, sería como meterla con calzador, pero también hemos metido a la reina Isabel la Católica en ese mejunje y mira que no puso ni uno de sus pies en este santo pueblo.

Otro que también anda preocupado es Don Fermín. Él es el dueño de una fábrica de curtidos y me confesó ayer que acaban de invertir una millonada en I+D+i para desarrollar un nuevo sistema de mezclado de tintes consistente en un cubo enorme y un palo de metro y medio con mango ergonómico (con la forma de los dedicos), y que le aterroriza la idea de que los chinos le roben el secreto industrial y eso termine de poner la puntilla a la industria del curtido local.

El que también anda algo contrariado es Xu Genbao, pero me consta que ya le han explicado las autoridades locales que si el sábado que viene se llena el Artés Carrasco no es por el tema de los cruceros, y que como mucho se pueden poner 8120 entradas a la venta para el sábado y que si se queda gente fuera, que se fastidien que han tenido toda la temporada para ir.

Yo solo digo, que si la cosa se pone fea, la solución es construir un muro a la altura de Carraclaca en la autovía, y así evitamos esta insoportable invasión. Y si lo pensamos bien tiene sentido, porque en el puerto de Águilas no pueden atracar los transatlánticos, y por la autovía Cartagena-Vera no pueden llegar porque son chinos, pero no tontos, y a ver quién es el que paga el peaje.

[irp posts=»19475″ name=»Un poco de tregua»]

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos