Vivir para trabajar o trabajar para vivir

Vivir para trabajar o trabajar para vivir

Ya sé que el mercado laboral está mal -que feo queda eso de mercado, parece que nos vendemos- pero no seré yo quien amargue a nadie con pensamientos descorazonadores, aunque algo he vivido, algo he leído y algo he observado.

En una conversación reciente sacamos a colación temas complejos, pero tan vigentes, tan necesarios, como tener un trabajo remunerado; apunté que en tanto no se materializa por la vía que sea, en ese mientras tanto, no podemos pararnos.

Vivir para trabajar o trabajar para vivir, suscitaron una entelequia en la que yo me decanté por lo primero. Me acordé de las palabras del Génesis “te ganarás el pan con el sudor de tu frente “ –me dice una amiga: hija pareces del OPUS, que tendrá que ver, me digo yo, como también me digo que las tareas voluntarias, siempre han sido una fuente de sudor y un manantial de posibilidades.

Ya sé que el mercado laboral está mal -que feo queda eso de mercado, parece que nos vendemos- pero no seré yo quien amargue a nadie con pensamientos descorazonadores, aunque algo he vivido, algo he leído y algo he observado.

Ausente de originalidad estará mi aportación, pero tan falible como válida, así que voy a sintetizar lo que sería para mí, un «Plan de empleo»…  .

Lo mejor para la creación de empleo es que las Instituciones no realicen Planes con ese fin, es la peor inversión que se puede hacer con dinero público, que estaría mucho mejor utilizado en Educación y en Investigación, -pero algo habrá que hacer, se preguntarán ustedes-…, pues si, claro que sí, dejen más dinero en mano de los contribuyentes, agilicen las pertinentes autorizaciones, realicen estudios prospectivos para analizar tendencias y facilítenlos para la creación de negocios con futuro ,mengüen subvenciones a organizaciones sindicales, financien directamente a las empresas que colaboran con empleabilidad en el aprendizaje de determinadas profesiones, den seguridad a inversores extranjeros y autóctonos, negocien con ellos en la transparencia propia de las Administraciones -ahora tan denostada -.

Algunos me diríais que, en parte, se está haciendo, pero está más que claro que de esta medicina, hacen falta dosis más elevadas para…poder seguir.

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *