Idus de marzo


Quienes quieran ver fantasmas, u odio, o resentimiento por algo en concreto se equivocan. Si fueran a durar para siempre tal vez, pero el pueblo soberano decide con su voto y siempre acierta.

Martin Campoy
@MartinCLopez

La impertinencia consecuente 30 noviembre, 2017


Quiero empezar la Impertinencia de esta semana con una obviedad que tal vez no resulte necesaria, por ser obvia, pero si quiero dejarlo claro para evitar que me vuelvan a parar por la calle y me acusen de “odiador por sistema”. A ver, odiar como tal no sé, trato de mantener a raya todos los sentimientos negativos que la realidad me provoca para no caer en el desánimo perenne. Y claro que hay cosas que hacen bien, por supuesto, pero para recordádselo ya tienen a su ejercito de palmeros, incluidos los a sueldo, y unos cuantos medios para hacerles su publirreportajes a cambio de billetaje por publicidad institucional (de algo hay que comer).

Un servidor, que siempre ha estado acostumbrado a formar parte de las minorías absolutas, se siente más cómodo siendo útil desde la otra orilla, la no conforme y la no aduladora. Y como considero que esa orilla es mucho más útil me mantengo en ella y hago público mi pensamiento usando este medio que tan amablemente me cede mi bella jefa.

Para mi sería mucho más sano, incluso más rentable laboral y socialmente hacer panegíricos a los del discurso oficial, pero no les resultaría útil, ni a ellos ni al resto de la sociedad, e insisto, para panegíricos ya tienen a su corte de aduladores y a los que se leen el mail con el ideario por las mañanas para no salirse ni un renglón de su discurso.

Quienes quieran ver fantasmas, u odio, o resentimiento por algo en concreto se equivocan. Si fueran a durar para siempre tal vez, pero el pueblo soberano decide con su voto y siempre acierta.

Lo que no concibo en una sociedad sana actual es la figura del valido.

Hoy quiero escribir sobre esto, los validos, tan en boga en los tiempos que nos han tocado vivir y como colofón a nuestras fiestas de exaltación de lo que según unos cuantos fue la Edad Media (alta y baja) en Lorca. El valido es una figura propia del Antiguo Régimen en nuestra monarquía, aunque allí donde hay poder ha existido con otros nombres. Bien, no se trata de un cargo institucional, aunque tienen la confianza del que gobierna y le encomienda trabajos para ganarse el favor de la opinión pública, de coordinar parcelas de gobierno, poner a favor o en contra a distintos sectores en función de las necesidades. Vamos…los validos pueden ser considerados los metomentodo de los gobernantes para cumplir con sus funciones.

Muchos historiadores coinciden en otorgar a Álvaro de Luna, dentro del reinado de Juan II, el privilegio de ser el primer valido reconocido como tal (1ª mitad del S.XV). Este noble castellano fue la figura central de la Castilla de su época, pero cayó presa de un soborno que supuso retrasar la conquista de Granada casi 50 años más, y claro, fue juzgado y decapitado. Le puede pasar a cualquiera… .

Años más tarde, Juan Pacheco (Marqués de Villena) tomó parte por el bando contrario a Isabel y Fernando, y bueno… documentado está que no le quedó ni una gota de sangre que escupir por su boca. Le sucedió Beltrán de la Cueva, un tío muy hábil, pues todo el tinglado de la Guerra de Sucesión Castellana fue en parte por calzarse a la reina de Portugal y que dio como fruto a “Juana la Beltraneja” a la que no apoyó como sucesora aún habiendo parentesco filial. El caso es que con esta traición a su hija y a su amante se ganó los favores de unos cuantos nobles castellanos y por supuesto de los futuros Reyes Católicos que lo colmaron de prebendas.

El killer de los validos fue sin duda el Duque de Lerma, durante el reinado de Felipe III. Este señor fue un visionario, ya que bajo su “mandato” creó una serie de tramas corruptas que lo enriquecieron muy por encima de sus posibilidades. Socios suyos fueron descubiertos y ejecutados, pero él, el Cristiano Ronaldo de los validos hizo una jugada que a día de hoy estremece; solicita a Roma el Capelo Cardenalicio ¡¡($$)y se lo conceden ($$)!! y a ver qué monarca se atreve a dictar orden de ejecución contra un cardenal. El folclore castizo de su época le dedicó una coplilla que no me resisto a reproducir: “Para no morir ahorcado, el mayor ladrón de España, se viste de colorado”.

Hay más ejemplos patrios, como el desterrado Conde-Duque de Olivares o el encarcelado en sus últimos días Duque de Uceda.

Sé lo que estáis pensando, y no, esto no era propio de Castilla y España. En otros países como Francia tuvieron a Richelieu o Mazarino. El primero murió siendo la persona más rica de Francia y perdió la cabeza, pero no de perderla por volverse loco, perderla literal, tal cual. A Mazarino le tengo un cariño especial, pues además de morir asquerosamente rico, más que Richelieu, legó su biblioteca, la biblioteca pública más antigua de Francia y cuyo primer director, Gabriel Naudé, comenzó a dar forma creando la semilla de lo que posteriormente será llamado Biblioteconomía.

Ejemplo más del S.XX pueden ser considerado el de mi colega Goyo Rasputín, un señor que tras pasarse por la piedra a media corte de los Romanov y allegados, se le atragantó unos pasteles con cianuro y que como no se moría el rufián, hubo que dispararle, y como tampoco hubo forma (la peña de Siberia ya sabemos que es muy dura) tuvo que ser arrojado al río a ver si con el frío… .

Actualmente la figura del valido, aunque no se denomine con ese término, está muy en boga, y asumen parcelas de poder que no les corresponden a cambio de prebendas. Los favores van desde financiar un partido formando parte de una trama corrupta, crear corriente de pensamiento favorable para redirigir el voto a través de sus estructuras sociales o económicas, intermediar entre distintos sectores para cambiar estructuras sociales e influir en un territorio (barrio, pedanías….) etc. Y es que lo que antes eran territorios o títulos o ducados o maravedíes, ahora son votos (y lo otro también), y las antiguas prebendas consistentes en matrimonios concertados, ascensos de poder, prestigio… ahora es poder como tal y en algunos casos muy nuestros, murallas medievales rehabilitadas con el dinero de todos los lorquinos. Antes eran nobles y ahora se piensan como tales, antes construían sus castillos y palacios, ahora se apropian de ellos.

En la Roma Imperial no hubo validos como tales, o sí, según se mire. En fin…si los del discurso oficial me admiten el consejo termino esta Impertinencia con:

¡Cuidaos de los idus de marzo!

Siempre acaban llegando.

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Phelan