La tarde que hizo historia


"Una sensación que no había sentido nunca recorrió mi cuerpo y tras ver a mi mujer abrazada a mi hijo recuperé el sentir de la realidad".

Redaccion
@elsoldelorca

Especial Terremoto 11 mayo, 2016


Siendo las 17:05 horas de un once de mayo de dos mil once se hacia  sentir el primer terremoto que sufriría la ciudad de Lorca en una misma tarde. Deje mi vehículo donde estaba en ese momento y fui corriendo a casa a ver a mi mujer que estaba embarazada de siete meses, cuando llegué a casa ella salía asustada y temerosa por la vida de nuestro hijo de cinco años que se encontraba aún en el colegio Madre de la Merced.

Fui al colegio en busca de él, las estrechas calles que llevan hasta allí se hacían interminables, casi sin aliento subía esa repentina cuesta por la que accedes a dicho colegio cuando alguien gritaba !Van para la Plaza de España¡ Al llegar allí estaban sentados con su profesora, que estaba transmitiéndoles el máximo de calma posible.

Una sensación que no había sentido nunca recorrió mi cuerpo y tras ver a mi mujer abrazada a mi hijo recuperé el sentir de la realidad.

Unos instantes después sonaba el teléfono, la temida llamada era ya una realidad desde CPC (Centro Provincial de Coordinación de Cruz Roja) nos confirman un seísmo de magnitud 4´5 en la escala de Richter. Alberto Batalla, el operador que estaba esa tarde de guardia me solicitaba por orden del Coordinador la activación de los recursos de Cruz Roja Española en Lorca.

Creyendo que simplemente había sido un susto y que no transcendería mucho más, dejé a mi mujer e hijo en la Plaza de España junto al resto de mamas y niños y marché a la Base Operativa de Cruz Roja, donde había quedado con Juan Carlos, el Presidente de nuestra organización en esas fechas, no habían pasado mas de 10 minutos de la llamada de nuestro centro de coordinación y ya estaba operativa la primera Ambulancia de SVB, a las 17:50 la segunda Ambulancia de SVB operativa, unos minutos más tarde de nuevo habló con nuestro centro de coordinación y me dice que siguen entrando llamas y que envía mas refuerzos a la zona.

Juan Carlos y yo, con los compañeros de CRE Águilas nos dirigimos a la Residencia de San Diego, tras hablar con los responsables del centro y comprobar que todo estaba bien dentro de la situación que estábamos pasando nos fuímos hacia la calle, a las 18:47 horas un nuevo seísmo de 5´1 se repetía, durante unos segundos o minutos, no lo sé porque aún hoy cierro los ojos y lo veo pasar de nuevo por mi mente, perdí el contacto y no venia a nadie, Juan Carlos estaba a mi lado y había desaparecido, la nube de polvo era tan intensa que no podía ver qué había a un par de pasos, al recuperar el contacto y ver cómo estaba la calle Canal de San Diego ya me di cuenta de que nos esperaban largas horas de trabajo por delante.

Tras evacuar a los ancianos del asilo tras el segundo terremoto, solicité permiso para ir a buscar a mi familia, al cabo de dos horas conseguí encontrarlos, los acompañé a casa y entre los escombros conseguí sacar el vehículo y entre lagrimas, un abro y un !tener cuidado os quiero¡ los pude sacar de Lorca y poner rumbo a la pedanía lorquina de La Paca, a casa de mi suegra, no los volvería a ver hasta cuatro días después.

Caía la noche, se confirmaban más desgracias, seguían llegando mas recursos de CRE , los compañeros tal cual llegaban asumían sus responsabilidades y funciones como un sincronismo, ejemplar de trabajo en equipo.

Los compañeros de ERIE´s de Albergue Provisional y Comunicaciones junto con los compañeros de Oficina Central, Autonómica, Local, etc. En la reunión de coordinación, que mantuvimos sobre las dos la madrugada, donde nos repartimos las competencias de cada grupo, recuerdo que me dieron una lista de material, productos, etc. que necesitábamos para primera hora de la mañana. Sólo se me ocurrió un sitio donde poder localizar todo.

Asi, mi equipo de acción y yo al frente de ellos,  nos fuimos al Centro Comercial San Diego. Al llegar estaba el gerente de dicho centro allí, Miguel Ángel López, le dije lo que necesitaba y me dijo !adelante lo que necesitéis¡¡ Varios vigilantes del centro nos acompañaron y guiaron para coger todo lo que necesitábamos.

Cada hora que pasaba era una necesidad nueva que surgía y no había tiempo para pensar, sólo era actuar. Transcurrían las horas y un nuevo día amanecí,a un día donde sólo se veían vecinos andar y deambular por las calles, el miedo y la desolación era notable, las sirenas y las luces de los vehículos de emergencias eran constantes, el Campamento Base seguía creciendo, al igual que los campamentos menores.

Pasan ya casi 48 horas del minuto 0, el cuerpo ya no aguanta más y era necesidad extrema poder asearnos un poco e intentar cambiarnos de ropa. Conseguí entrar en casa y entre tanto desorden pude encontrar un poco de espacio para una ducha de agua fría y coger algo de ropa.

Volví a la Base Operativa de CRE Lorca, y tras quitar algunos escombros, conseguí llegar a la estancia de descanso que esta tenía, y por cuatro horas que era el tiempo que me quedaba dormí un poco, el cansancio y agotamiento ya me superaba.

Tras este breve descanso, volví al trabajo durante otras 48 horas, y después por fin pude ver de nuevo a mi mujer e hijo, también ducharme y descansar en una cama y, así, fue repitiéndose día tras día durante los 14 días el trabajo en la gestión de recursos, donaciones que nos llegaban etc.

Antonio González Caro

Voluntario de Cruz Roja Española Lorca

Director del Departamento de Socorros y Emergencias (Junio de 2007 a Enero de 2013)

(Foto: Cruz Roja)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Phelan