La verdad del 1-O: 2. El delito de rebelión


Me propongo a exponer de una forma clara y concisa un tipo penal contenido en el artículo 472 de nuestro Código Penal ya que está siendo comentado por toda suerte de tertulianos, periodistas, politógolos y demás familia que abunda en los medios de comunicación dada la proclamación de la denominada «Independencia Catalana».

Dulce Libertad Sandoval

Por el artículo 33 29 octubre, 2017


Contextualizando. Me propongo a exponer de una forma clara y concisa un tipo penal contenido en el artículo 472 de nuestro Código Penal ya que está siendo comentado por toda suerte de tertulianos, periodistas, politógolos y demás familia que abunda en los medios de comunicación dada la proclamación de la denominada «Independencia Catalana». Hago esto porque incluso he podido escuchar a algunas asociaciones hablar de este artículo y he encontrado profundas discrepancias con lo que estaba oyendo por lo que paso a exponer, ya que me temo, que va a estar «de moda» en los próximos tiempos.

Este artículo se encuentra dentro de los denominados «Delitos Contra la Constitución», lo que resulta ya bastante indicativo de cuándo va a operar. Como en el artículo que precede a éste he apuntado cuáles son los preceptos de la Constitución que están siendo, cuanto menos, conculcados, se hace necesario por tanto partir de la base de que ante tal conciliación, ha de operar el mecanismo tanto «administrativo» como «penal» para su oportuna corrección así como para su correspondiente sanción, como cualquier conducta ajena a la legalidad lleva aparejada.

Así el mencionado artículo establece que: «Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes.- 1º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución…5º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional…7º Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.»

He escogido solo los apartados susceptibles de aplicación para evitar aburrir en la lectura. El artículo es mas extenso, pero el resto de conductas no resultarían aplicables al caso. Así este artículo 472 del Código Penal se erige como el tipo básico del delito de rebelión, pudiendo ser aplicado un tipo agravado cuando concurran las siguientes circunstancias (ver artículo 473. 1) porque en el 473.2 se establece lo que en Derecho se llama «tipo agravado» y consiste su tenor literal en: «2. Si se han esgrimido armas, o si ha habido combate entre la fuerza de su mando y los sectores leales a la autoridad legítima, o la rebelión hubiese causado estragos en propiedades de titularidad pública o privada, cortado las comunicaciones telegráficas, telefónicas, por ondas, ferroviarias o de otra clase, ejercido violencias graves contra las personas, exigido contribuciones o distraído los caudales públicos de su legítima inversión, las penas de prisión serán, respectivamente, de veinticinco a treinta años para los primeros, de quince a veinticinco años para los segundos y de diez a quince años para los últimos».

La lectura conjunta de este capítulo nos pone en la pista siguiente:
En primer lugar, la conducta típica será la «rebelión en tiempo de paz». Es decir quien se alzara contra el orden constitucional transgrediendo la integridad territorial del Estado, precisa para llevarlo a cabo una ejecución colectiva (ya que precisa de un grupo/s de personas para llevarlo a cabo) y no es preciso que se llegue a consumar para que exista. El sujeto activo (quien lo puede cometer) puede ser cualquiera, y el sujeto pasivo (quien lo puede sufrir) es el Estado. Los fines de la rebelión han de ser, entre otros, como ha ocurrido en el día de hoy los indicados “1º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución…5º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional… 7º Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno».

La discrepancia jurídica que he podido detectar es en el concepto de «alzamiento violento y público» ya que muchos se apresuran a hablar de declaraciones pacíficas, siempre en previsión del eventual proceso penal al que se saben expuestos. Para resolver esta cuestión, me remito a la Real Academia de la Lengua Española para que me resuelva la duda, y cuál es mi sorpresa que encuentro: «Alzamiento Violento: Del lat. seditio, -ōnis.1f.- Alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de las rebelión». No respondiendo esto a la pregunta formulada busco la definición de «violento» siendo esto lo que he encontrado: «violento, ta Del lat. violentus. 1. adj. Dicho de una persona: que actúa con ímpetu y fuerza y se deja llevar por la ira. 2. adj. Propio de la persona violenta. 3.adj. Que implica una fuerza e intensidad extraordinarias. 4.adj. Que implica el uso de la fuerza, física o moral. 5.adj. Que está fuera de su natural estado, situación o modo. 6.adj. Dicho del sentido o la interpretación que se da a lo dicho o escrito: Falso, torcido, fuera de lo natural. 7 adj. Dicho de una situación: embarazosa. 8adj. Dicho de una persona: que se encuentra de una situación embarazosa».

Ahora ya podemos avanzar un poco más en que el término alzamiento, alzamiento violento, y violento. Puede, por tanto, perfectamente caber en las conductas que se están produciendo con motivo de la declarada independencia y por las personas que la han hecho posible, no ya solo las que la han «votado» sino las que siendo conscientes de su ilegalidad, la proponen en un orden del día, así como las que permiten y promueven los actos necesarios para que ésta actividad, prohibida expresamente, pueda ser llevada a cabo con un total desprecio por la ley y por los Tribunales que ya se han pronunciado al respecto (véase TC).

Hay algunos juristas que consideran que este tipo, muy escasamente tratado por nuestra jurisprudencia por motivos obvios, no puede ser aplicado porque el tipo se prevé para rebeliones violentas, golpes de estado etc. En mi opinión el término preciso de violencia no ha de ser necesariamente armada, ya que existen más tipos de violencia, además de que existe a continuación en el código penal, como se ha indicado, un tipo agravado del delito (lo que en la jerga se denomina «tipo cualificado»). Este es el que se contiene en el artículo 473.2 del Código Penal. No obstante, y esto es lo más extraordinario de un Ordenamiento Jurídico, la existencia de un marco legal y de un procedimiento también legal, hará que tras la oportuna instrucción de la causa, y su posterior enjuiciamiento o no, se pueda determinar con todas las garantías legales, si se ha cometido o no el delito aludido. Esto es lo que nos ofrece un Estado de Derecho al que no debemos dejar de aspirar y mantener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Phelan