LA VIDA DISTRAÍDA

Francisco José Motos
@FJMotos

Desde el mismo inicio del mes de diciembre ya se iba aventurando la llegada de la navidad, y se podía sentir, al menos esa era la sensación que a mí me embargaba, una cierta hermandad entre las personas.


A quien corresponda 11 diciembre, 2018


Diciembre cae de nuevo sobre nosotros como si de una cortina de final de año se tratará, y es que además es eso mismo, entre muchas otras cosas: por ejemplo yo recuerdo cuando los meses de diciembre alumbraban un tiempo de regocijo, de divertimento, y de emociones intensas que nos unían a la familia independientemente de las condiciones en las que cada uno llegará al final del año.

Desde el mismo inicio del mes ya se iba aventurando la llegada de la navidad, y se podía sentir, al menos esa era la sensación que a mí me embargaba, una cierta hermandad entre las personas. Todos parecían estar más dispuestos a hacer un pequeño esfuerzo por mostrar su mejor cara, su mejor forma de relacionarse con los demás.

No es que quiera, no es mi pretensión, hacer una loa al tiempo pasado, un panegírico nostálgico a lo que ya fue, lo que si pretendo es resaltar aquello de bueno que tenía. Sentir que la vida es más amable, aunque solo sea por un corto periodo de tiempo, es algo que todos necesitamos de vez en cuando. Es algo que nos conecta con nosotros mismos, y nos recuerda lo que fuimos, poniendo en relatividad fronteriza lo que ahora somos. Uno sabe quién es por lo vivido, lo soñado, lo anhelado, lo amado y por el futuro que proyecta cuando las alforjas van llenas de buenos momentos y eso nos hace avanzar. Pues la navidad, queridos amigos, queridos lectores, tiene mucho de eso. Al menos para mí.

Sé que hay muchas personas a las que este tiempo que se nos viene encima como una exhalación, y no le gusta la navidad por las más variadas razones. Y soy consciente de que cada cual tiene una forma propia y peculiar de ver el mundo, pero no es menos cierto que es muy importante para todos disfrutar y poner la ilusión en unas costumbres que nos han resultado felices en alguna ocasión. Y es a ese sentimiento al que apelo ahora para intentar paliar la pérdida de esos seres queridos que tanto significaron en nuestras vidas, en fechas tan señaladas como las que se nos aproximan.

En mi caso recuerdo a mis padres que tanto se esforzaron para que mi hermano y yo pudiéramos respirar ese ambiente de esperanza que significaba en mi infancia la llegada de la navidad.

Hoy quiero desearos, de corazón, a todos unos días muy felices de navidad, en especial a aquellos con los que comparto la solidaridad de la pérdida de un padre o una madre, o como es mi caso de los dos. A todos ellos decirles que cuando las estrellas brillen en estas noches, algunas de esas estrellas serán destellos de sus seres queridos alumbrando los días por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí