LO HUMANAMENTE POSIBLE

LO HUMANAMENTE POSIBLE

Días antes de su muerte, Aurora hizo prometer a Asensio que cuidaría del niño, y que haría todo cuanto fuera humanamente posible por convertirlo en un hombre feliz. Pero el destino se había cebado con él y, una vez más, le mostraba sus macabras credenciales.

20160527 lo humanamente posible

Asensio maldijo su vida una y otra vez el día en que diagnosticaron a su hijo la maldita enfermedad, la misma que se había llevado a Aurora, su mujer, cinco años antes. Se trataba de un síndrome hereditario para el que aún no habían detectado cura.

Días antes de su muerte, Aurora hizo prometer a Asensio que cuidaría del niño, y que haría todo cuanto fuera humanamente posible por convertirlo en un hombre feliz. Pero el destino se había cebado con él y, una vez más, le mostraba sus macabras credenciales.

Esos días había saltado la noticia de la existencia de una empresa que ofrecía la crionización indefinida para enfermos terminales, es decir, congelar el cuerpo de aquellas personas víctimas de alguna enfermedad hasta que existiera tanto una cura para ella como un método efectivo para recuperar la vida después de la descongelación.

Es la solución para mi hijo, se dijo Asensio, pero, ¿lo es para mí? No habré cumplido mi promesa si lo despiertan dentro de 150 años. Serán otros quienes lo conviertan en un hombre feliz, aunque sin los padres a quienes conoció. Además, es mi hijo, y quiero con todas mis fuerzas verlo vivir, que sea él quien me entierre a mí, como dicta la lógica natural.

Así que, atendiendo a lo humanamente posible, Asensio se puso en contacto con esa empresa. Mes y medio después, ambos, padre e hijo, descansaban en un sueño helado, a la espera de acabar sus vidas juntos, como hombres felices.

1 comment
Redaccion
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

1 Comment

  • Emilia
    28 mayo, 2016, 0:31

    A partir de esa determinacion, no sabe que su promesa jamás será cumplida. Pobre! Son decisiones erróneas que tomamos a diario desde hace siglos. Y esto es un no parar…

    REPLY