Madres y padres coraje


Muchos de nosotros nos sentamos a meditar para calmar nuestra mente; hacemos ejercicios de respiración para relajarnos; vamos al gimnasio o a clases de yoga para mantener nuestra buena forma física y emocional.

Trinidad Herrero

Todo queda en Casa 15 mayo, 2017


Una vez al año festejamos el día de la madre y el día del padre, sin embargo, yo quiero festejar a diario el día de las madres y los padres coraje. Toda persona capaz de mirar a los conflictos y los problemas que acontecen a diario con capacidad de iniciativa para resolverlos, me parece una persona que vive la realidad plenamente. Los resuelva o no, ponerse en acción es el primer paso hacia la resolución. Y si se permite el beneficio de no angustiarse, ya tiene un buen tramo ganado, pero sé que no es tan fácil hacerlo como decirlo.

Muchos de nosotros nos sentamos a meditar para calmar nuestra mente; hacemos ejercicios de respiración para relajarnos; vamos al gimnasio o a clases de yoga para mantener nuestra buena forma física y emocional; nos preocupamos por una alimentación saludable que nutra nuestro organismo; leemos libros de autoayuda para nuestro crecimiento personal y acudimos a retiros de crecimiento espiritual para conectar con la parte divina que habita en nosotros, todo ello con el fin de “vivir el presente”. Es fantástico porque al ocuparnos de nosotros cuidamos un poco del mundo que nos rodea. Claro que esto se refiere a muchos de nosotros, pero lógicamente no a todos. Aliento a quienes nos leen a probar estas actividades, seguro que en alguna de ellas encontrarán caminos hacia el bienestar.

Pero hay otros muchos de nosotros a los que admiro profundamente y a los que dedico este artículo, aquellos de los que aprendo cada día y que nunca sabré cómo hacen para calmar su mente, pero que viven el presente sin necesitar ninguna escuela, ningún libro ni retiros espirituales. Y para mostrarlo voy a resumir una pequeña “anécdota” que me contó una persona que trabaja con familias de barrios marginales donde se mezclan todas las culturas posibles, con todos sus conflictos posibles y hasta imposibles. No es necesario relatar la gran variedad de problemas en aquellos lugares donde residen los excluidos, los fuera de la ley, donde no se prestan los servicios que tienen otros ciudadanos a veces porque no se puede y otras porque no interesa. La imagen que tienen sobre sí mismos, en general, no es muy buena. Se saben pertenecientes a la casta de desheredados.
Me contaba la joven integradora social que en su trabajo con un grupo de niños y niñas de edades alrededor de los cinco o seis años, uno de los asistentes le dice:
—Maestra, mira mis deberes. ¿A que soy listo?
—Claro que eres muy listo —le contesta la joven.
—Eso dice mi mamá, que comemos poquito para ser más listos.

¿Qué respuesta hay ante esto? Admiro a esa madre, a todas esas madres y padres coraje, que no pudiendo afrontar las dificultades diarias, las viven frente a sus hijos de una manera tan amorosa que ellos pueden sentirse incluidos entre los elegidos, porque en el escaso alimento hay grandes dosis de dignidad y de grandeza que les ofrece posibilidades infinitas de crecimiento a todos los niveles. La educación y el conocimiento se adquieren, pero sin duda alguna, la sabiduría nace y reside en un corazón amoroso.

[irp posts=”19048″ name=”Honrar el trabajo es honrar la vida”]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí