Malos tiempos para los Bachilleres

José Quiñonero Hernández

Es primavera, como lo dice el atuendo de las mujeres, con trajes ligeros, en todos los casos de blanco o con adornos de ese color, especialmente en el calzado, donde dominan los zapatos y zapatillas de tono veraniego.


Primer Instituto 26 noviembre, 2018


Mi agradecimiento a los responsables del Archivo Municipal de Lorca, y especialmente a Eduardo Sánchez Abadíe, por su atención y generosidad.

Mírenlos. Ahí los tienen en esta especie de sala multiusos, un día salón de actos con su larga mesa presidencial y el dosel que enmarca la alegoría de la República; y los demás, aula de clase con sus mapas, tarima y mesas de estudio sobre el viejo suelo ajedrezado, sembrado de gurruños y pelotillas de papel.

Se trata de un evento memorable, por lo que sus protagonistas se han vestido para la ocasión. Los señores del centro de la fila de atrás lucen terno oscuro, con camisa blanca y corbata, e incluso alguna ostentosa pajarita, como corresponde a la seriedad de los profesores que han pastoreado esta pequeña grey. Preside el Director, D. José Pascual, al que flanquean Silverio Romero, Rodrigo Jiménez, maestro de la preparatoria, el Catedrático de Literatura Félix Santamaría y el polifacético Antonio Bedate.

Serio y solemne es también el gesto de los jóvenes que ocupan los extremos de la imagen, vestidos algunos con trajes ligeros de entretiempo y otros enfundados en los recios y calurosos de lana o de franela, que cubren camisas blancas, cerradas con corbata o informalmente desabotonadas, e incluso algún jersey más desenfadado; pero todos calzados de recios zapatones, a decir verdad no nada limpios, quizá empolvados pateando el patio terragoso tras un balón o jugando a las canicas, como lo requiere la edad.

Es primavera, como lo dice el atuendo de las mujeres, con trajes ligeros, en todos los casos de blanco o con adornos de ese color, especialmente en el calzado, donde dominan los zapatos y zapatillas de tono veraniego. Ellas, al contrario que los hombres, sonríen plácidamente, felices en el momento del retrato para la posteridad, del que hablarán mucho tiempo después los escasos familiares y amigos que aún conserven la ya vieja imagen.

Profesores y alumnos de la Promoción de 1935 en el salón de actos del Instituto (Menchón-AML).

Salvo alguna excepción, todos tienen quince años y, aunque el calendario no aclara si es abril o mayo, sabemos que celebran el fin de curso y su graduación como bachilleres, para alegría de padres y abuelos, que lo celebrarán dándoles de aquí en adelante el tratamiento de “don” que, según la tradición, tal título otorga. Es el año 35, y se trata de la segunda promoción completa del nuevo Instituto, inaugurado en 1928. Ahí donde los ven, estos bachilleres han estudiado disciplinas de Letras -Lengua y Literatura, Preceptiva y Retórica Literaria, Latín, Francés y Geografía e Historia- y en la rama científica, Matemáticas, Ciencias Naturales, Física y Química y Agricultura.

Si los miran bien, tal vez recuerden sus caras y les vengan a la memoria los nombres de algunos que ni siquiera este cronista fidedigno alcanza a identificar. En torno a la figura femenina que centra la imagen –Carmen García Amo, profesora de Física y Química y reconocida investigadora- se agrupan las cuatro “tías menúas”, llamadas así, no para menoscabo de su estatura, sino por destacar su gracia e inteligencia -María Martínez, Rosario Guevara, Luisa García Mulero y Carmen Jiménez-; y entre los hombres, si se esfuerzan, reconocerán a Jaime y Plácido Arcas, Lucas Guirao, Francisco Ros, Miguel Romera y Pedro Hernández, entre otros.

A ellos, ahora alegres y confiados, parece no preocuparles que fuera las ansias y los conflictos se vayan exacerbando, y ya se oigan gritos y sones de guerra que condicionarán la vida de muchos, que pensaban que con el recién estrenado Bachiller comenzaba para ellos una vida nueva. Unos superarán aquellos años duros de la guerra y sus secuelas y serán médicos, profesores o abogados, mientras que otros verán consumirse sus ilusiones, como desde las colinas de Aguaderas uno de ellos contempló, aquella noche de julio del 36, arder “en luminarias extrañas” las iglesias de la ciudad.

4 respuestas a “Malos tiempos para los Bachilleres”

  1. José Quiñonero Hernández dice:

    Amigo lector, si usted nos ayudara a identificar a los chicos que, de pie, ocupan el segundo y tercer puesto, empezando por la izquierda, y el antepenúltimo de esa misma fila, se lo agradeceríamos mucho.

  2. Mercedes Martínez Gómez dice:

    Nuestro recuerdo agradecido y cariñoso a estos dos magníficos profesores, F. Ros y Luisa G. Mulero. Un ejemplo de saber hacer y profesionalidad, tanto cuando éramos alumnos suyos como después como compañeros en la grata labor de educar.

  3. Fernando Martínez Serrano dice:

    Sigue Pepe deleitándonos con estas “entregas”quincenales,fruto de una exhaustiva investigación.
    La fotografía es todo un testimonio de época.Alumnos nacidos en 1920,una buena generación republicana que vió cómo la maldita guerra alteraba seriamente sus vidas.
    Mi padre era de ese curso;pero,claro, ya no puedo preguntarle por qué ese día no estaba en la foto. Entre ellos fifuran dos,Don Francisco y Dª Luisa, que luego serían algo más que excelentes profesores míos en el Ibañez.
    Gracias Pepe

  4. Madre mía! Con quince años ya habían terminado Bachiller y se habían ganado el “don”. Y la “doña”, imagino. Qué curioso me resulta. Y no es para menos, pues en la seriedad de los rostros se intuye esa responsabilidad que hoy en día no veo en los quinceañeros. Claro, que tampoco nadie se dirigiría a ellos empezando con “don”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez