Manolita Pérez, profesora moderna

José Quiñonero Hernández

Pilar Barnés, alumna y luego fiel amiga suya, cuenta que, en la monotonía de la ciudad adormecida, “los visillos de los balcones se levantaban para ver a la catedrática, que llevaba el pelo muy corto, sin pendientes ni joya alguna".


Primer Instituto 12 noviembre, 2018


En 1928, a la ciudad ensimismada, de aires levíticos, con una sociedad vinculada a la agricultura, en la que cohabitaban los señores y señoritos propietarios de la tierra y una masa de campesinos y huertanos pobres que malvivían como caseros, medieros o jornaleros al servicio de aquellos, llegaba una mujer elegante, culta y moderna, con su oposición de profesora de Geografía e Historia recién estrenada.

Pilar Barnés, alumna y luego fiel amiga suya, cuenta que, en la monotonía de la ciudad adormecida, “los visillos de los balcones se levantaban para ver a la catedrática, que llevaba el pelo muy corto, sin pendientes ni joya alguna”, y recuerda con admiración cómo en aquellos tiempos vivía sola en un hotel, paseaba por las Alamedas con los catedráticos y, para asombro de muchos, ¡compraba el periódico!

Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Madrid, en el recién inaugurado Instituto “infundió su aire y su sensibilidad a los alumnos; una nueva forma de ver el mundo”, confiesa Pilar Barnés; y Pedro Hernández le agradece que lo enseñara a saber estudiar sin necesidad de forzar la memoria. La utilización de recursos didácticos modernos, seguramente basados en las ideas de renovación pedagógica que había sembrado la Institución Libre de Enseñanza –incitación a la lectura, excursiones, uso de material fotográfico y cartográfico y, sobre todo, cercanía y conocimiento de sus discípulos…-, la convirtieron en una profesora admirada por sus alumnos, y no tanto por una sociedad y unas autoridades académicas empeñadas en la guarda cuidadosa de las ideas tradicionales y de las viejas costumbres.

En primer plano, Manolita Pérez, en una excursión a Cartagena, en noviembre de 1931 [Menchón-AML).

Su vida personal cambió inesperadamente cuando, en sus visitas al Casino, conoció al joven notario y poeta Antonio Moxó, de rancia familia ciezana. Ya casados, el matrimonio se instaló en Murcia, a cuyo Instituto la alegre y culta profesora pedirá ser agregada, según consta en la Memoria del Curso 1934-35 de ese centro, donde se recoge que “es esta la primera mujer que ilustra con su docta colaboración el Claustro de nuestro Instituto”. Entre tanto, el acta del Claustro del Instituto de Lorca da cuenta con frialdad de su marcha.

Durante la guerra civil, la casa del matrimonio en Murcia fue punto de encuentro de personalidades de la sociedad y la cultura murcianas, mientras la activa profesora continuaba con su dedicación en el Instituto, aunque salpicada por algunos problemas personales y malentendidos de tipo político. Pero todo quedó truncado para siempre tras la contienda: en enero de 1940, tras un primer proceso de depuración, hubo de volver al Instituto de Lorca, al que administrativamente seguía perteneciendo. Y su situación vino a agravarse con un nuevo expediente, resuelto en abril de 1941, que suponía traslado e inhabilitación. Esta pertinacia en la persecución, junto al traslado del notario Moxó a Barcelona, hizo abandonar a la incansable profesora, que pediría la excedencia en septiembre de 1941.

Vuelta a la docencia, concluyó su carrera en el Instituto Cardenal Cisneros de Madrid, ciudad en la que falleció en 1985, mientras sus antiguos alumnos de Lorca seguían conservando la memoria de la profesora moderna e ilustrada que fue un ejemplo para sus vidas, pues con ella aprendieron que había otros mundos posibles más allá de las paretas de San Diego.

4 respuestas a “Manolita Pérez, profesora moderna”

  1. ajose.mula@carm.es dice:

    Un ejemplo de lo innovador que fue aquel centro de enseñanza, aunque la sociedad de la agrociudad no comprendiese el progreso y la innovación docente que traían los vientos de la Institución Libre de Enseñanza

  2. Fernando Martínez Serrano dice:

    Está claro que se adelantó a su época.Influida por el espíritu de la ILE,autónoma,inteligente,culta y atractiva.Atesoraba cualidades que no estaban bien vistas en una mujer por aquel tiempo.
    Y le hicieron pagar las consecuencias. Así se escribió nuestra triste Historia.
    Hay que celebrar que alguien nos esté recordando estas cosas de un modo tan hermoso.
    Gracias,Pepe.

  3. Dos son los aspectos que me atraen del artículo-relato de mi buen amigo bueno,Pepe : la pintura del ambiente en que tiene lugar la acción del mismo :la Lorca de las postrimerías de la Dictadura de Primo de Rivera , de las vicisitudes de la Segunda República y de las secuelas de la Postguerra Civil ,y la huella indeleble que puede dejar en bastantes personas la tarea educativa de una abnegada y cabal profesora :Manolita Pérez.
    Leyendo tan sucinta y gran historia no he podido evitar pensar en mi experiencia personal,cuando ,allá por 1964,mis padres decidieron enviarme a Lorca para proseguir, ya como alumno oficial y no libre,mis estudios de Bachillerato Elemental, en el Instituto «José Ibáñez Martín »
    Fue durante estos cursos-años cuando tuve la inmensa suerte de poder conocer a un elenco de profesores y,sobre todo , de profesoras del talante y del talento de la antecitada Manolita Pérez, cuyos nombres paso a enumerar: María Agustina, Anita Caicedo,Carmen Rey,Ángeles Pascual,María Luisa Munuera,y dejo para el final a mi maestra y «mentora»,Doña María Guirado Cid. Todas ellas egregios ejemplos de profesoras-guías,que ,con el tiempo,han conseguido el simpar apelativo de «maestras»,galardón este que no se obtiene por oposición, sino que lo otorgan ,de modo espontáneo y gracioso,quienes las conocieron y las disfrutaron como alumnos. Así debió de ocurrir con Manolita. Gracias, Pepe.

  4. Estos aprendizajes históricos, al tiempo rociados del buen recuerdo del Instituto solo podían venir de su buen hacer. Y es de agradecer, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí