No me puedo cansar de ser español. Impertinencia XXIX.

No me puedo cansar de ser español. Impertinencia XXIX.

Otra cosa distinta es sentirme español, y no es que no lo sienta pues si me duele este país es porque lo tengo que sentir de alguna forma pero no creo que sea de la misma forma que la mayoría parece que lo sienta (que lío). Incluso estoy seguro que al gran Fernando Trueba también le duele este país y por tanto lo siente. Si algunos que pensáis que no vierais alguna de sus películas ya veríais como tengo razón.

Sucede que a veces me canso de ser hombre (tal y como escribiera el gran Neruda en su poema Walking Around) y cantara Robe Iniesta con Extremoduro en su tema de Agila. De lo que no me puedo cansar es de ser español, pues es consustancial a mi naturaleza política, física, administrativa y además soy ciudadano legal de este estado de derecho con DNI vigente y hasta con sus certificados digitales.

Y además, para presumir de español puedo decir que estoy al corriente de mis impuestos. Gracias a mi supernómina puedo decir con tranquilidad que la declaración de la renta me sale a devolver y además, como ser social me interesa y participo en política, pues siento la necesidad de mejorar esto donde todos compartimos espacio y sobre todo y si algún día los tengo…dejar un espacio mejor a mis descendientes. Pues eso, presumo de ser español, aunque no vote al PP, aunque no vaya a misa, ni hiciera la mili, ni baile sevillanas, ni vista de Spagnolo ni sepa jugar al padel o al mus.

Otra cosa distinta es sentirme español, y no es que no lo sienta pues si me duele este país es porque lo tengo que sentir de alguna forma pero no creo que sea de la misma forma que la mayoría parece que lo sienta (que lío). Incluso estoy seguro que al gran Fernando Trueba también le duele este país y por tanto lo siente. Si algunos que pensáis que no vierais alguna de sus películas ya veríais como tengo razón. Y seguro que al bueno de Fernando Trueba le duele la situación por la que atraviesa el soldado Andrés Merino.

¿Conocéis a Andrés Merino? Andrés entró en el ejército en el 2003 y le dio por el rollo de los paracaidistas en Alcantarilla. En 2004, tiró para Afganistán y prestando servicio en un accidente de camión solo tuvo que lamentarse por desplazarse un disco y sufrir tres hernias. Debido a esto pasó un tribunal médico militar y se le concedió un “apto con limitaciones grado 3” por lo que no puede hacer esfuerzos con la mitad de su espalda hecha unos zorros y lo meten en instrucción en la Brigada Paracaidista. Pues bien, durante ocho años lo tienen a base de calmantes dando saltos y saltos, pero de esos de que te suben a la estratosfera y te tiran.

Pues bien, la BRIPAC desaparece y Andrés Merino, un tío con más fe que el Alcoyano, solicita una de las cuatro vacantes de la Unidad de Servicio de Acuartelamiento en Santa Bárbara en Murcia, pero al no ser para personal con limitaciones no se la conceden y se quedan tres puestos vacantes y me imagino al pobre Andrés soportando el trago de su no aceptación y maldiciendo a Millán Astray cuando le llaman y le dicen que no se preocupe, que está todo controlado y que lo envían a la base de la Legión en Viator.

Nada más llegar le acreditan su lesión pero se lo deben pasar por el forro pues en acto de servicio Andrés sufre un accidente en una escalera con la gran suerte de ser diagnosticadas 6 hernias de disco y 2 discos desplazados. Pasa Tribunal Médico Militar, dictaminando que la lesión ha sido producida en acto de servicio, al justificarlo su Jefe de Unidad. Es operado en Madrid, pero a los 8 meses empeora, teniendo que realizarle una segunda operación quirúrgica, donde le implantan 6 clavos de titanio y dos placas metálicas. Vuelve a pasar Tribunal Médico Militar y esta vez le dictaminan un grado “5”, pero curiosamente sin ser dictaminado como en acto de servicio.

Y aquí empieza la movida de verdad, lo anterior se puede considerar como una broma. Se le incoa un expediente por perdida de aptitud psicofísica y, mediante resolución de 25 de octubre de 2.013, causa baja en las Fuerzas Armadas por Resolución de compromiso. Se reincorpora a la vida civil sin ningún tipo de compensación por esta invalidez al no ser declarado en acto de servicio, y aplicándole solamente un 16% de grado de incapacidad. Asimismo, la Seguridad Social estima que con ese grado no le corresponde tampoco la asignación de ningún tipo de pensión por su parte, tan solo su prestación por desempleo, por lo que después de sus dos accidentes reconocidos como sucedidos en acto de servicio y dos operaciones, a causa de ellos, se queda con dos palmos de narices.

En el año 2013 inició una marcha a pie desde Murcia a Madrid, para solicitar al Ministro de Defensa una solución para su discapacidad y justicia. En el año 2014 la Directora Gral. de Personal le recibió pero hasta la fecha su problema no se ha solventado. Andrés ha estado haciendo una campaña junto con otro ex militar con un caso parecido (Iván Ramos) desde la última semana de octubre, poniendo su vida en juego por una huelga de hambre. Piden una pensión justa y un reconocimiento por parte de sus ex jefes y que se les permita recuperar de alguna forma su dignidad, pues incluso en el caso del bueno de Andrés ya solo con los ingresos de la ayuda de los 426 euros ha sido desahuciado de su vivienda en Murcia, teniendo que enviar a su mujer y seis hijos a casa de un familiar a Burgos.

Pues bien, Andrés seguro que se siente español, supongo que a su forma. En ninguna declaración que le he leído ha hablado mal de nadie, no ha personalizado su problema, no le ha echado la culpa a ninguna institución y además ha tenido la habilidad de darle un uso hasta ahora desconocido a la bandera nacional: anotar en ellas sus reivindicaciones y ponerla detrás de su zona de protesta en la calle. Andrés, en definitiva, es un héroe nacional, pero como necesita comer hace lo que hace. Seguro que si Andrés y sus hijos no tuvieran que comer se conformaba con un puesto de castañas o vendiendo el cupón.

Si habéis llegado leyendo hasta aquí, aprovecho para deciros que si queréis hacer algo útil hoy por la patria, en el local de la Fundación CajaMurcia (Calle Pio XII, 27) de Lorca hay un maratón de donación de sangre. La sangre siempre hace falta y a nosotros siempre nos sobra y os aseguro que si a mí me dejan donar es porque ser donante es fácil. Hasta las nueve y media hay tiempo de ser patriota.

Por cierto, para redactar este texto he usado unas cuantas fuentes que paso a citar a continuación. Esto de citar es muy necesario si no se quiere quedar como un robaperas.

Salud y hasta la semana que viene.

Natalia Castro. “Defensa intenta silenciar la huelga de hambre de un militar herido en Afganistán que lucha por su pensión” Elplural.com. 28/11/2016. http://www.elplural.com/sociedad/2016/11/28/defensa-intenta-silenciar-la-huelga-de-hambre-de-un-militar-herido-en-afganistan
Discapacitados militares. “Andrés Merino Benito”. 03/07/2016 http://discapacitadosmilitares.com/2016/07/03/amb/

[irp posts=»15363″ name=»A alguien le faltaba un café bien apretao. Impertinencia XXVIII»]

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos