Su parcelica bien atada

Su parcelica bien atada

Y es por todo eso que uno se siente orgulloso y complacido de conocer a gente como Pepe García Murcia y tenerlo cerca, ya que como de forma imperiosa hay que crecer, prefiero parecerme a él que a cualquiera de ellos.

Te van a joder de tantas formas posibles y a diario que cuando te vayas a dar cuenta no te vas ni a reconocer a ti mismo y vas a preguntar a la gente que te quiere qué has hecho para merecerlo y no van a tener ni idea de qué responder, solo que están ahí a verlas venir y a desearte la suerte que te mereces; pero es que cuando te pares a pensar en la orilla del camino no sabrás quién ha sido ni el motivo. Y entonces pensarás que el mundo conspira contra ti pero en realidad es la ley del más fuerte y quien se quede atrás pierde. Te sobrarán razones para cagarte en el altísimo, pero no, cielo, esto es un todo contra todos, tenlo claro.

Y esto es fácil de ver. No hay más que salir a la calle para ver cómo la gente se trata entre sí. Entran con cara de agobio y perfumados en las panaderías y ni siquiera dan los buenos días, se asombran por ver ocupados los puestos de lectura en las bibliotecas por gente tan joven y con esas pintas…tratan al camarero o al mecánico de coches como si fuera su esclavo y se regocijan por ello. Discuten con el farmacéutico porque precisamente ese día no tiene ese medicamento que le han recetado con ese nombre tan extraño, y con el policía porque tan solo han sido veinte minutos los que he aparcado en una plaza de minusválidos o minusvalorados como a mi me gusta llamarlos. Esa gente… Sí, esa gente que saca la billetera y hacen como que se pelean para invitarse entre sí y se quejan del recibo del IBI de su parcelica bien atada.

A un servidor le da miedo crecer y llegar a eso, y la verdad es que noto que con el paso de los años  me vuelvo más huraño y arisco y llego a casa y tengo la certeza de que no he mirado a los lados en todo el día y que me parezco a ellos, y me da vergüenza, y entonces me pongo a escribir estas cosas, por ejemplo, para soltar lastre. Caigo en la cuenta que he ido dejando muchos cadáveres en las cunetas y que ya es tarde para buscar números de teléfono y quedar con él, con ella y con ellos para cervecear un día en compañía, por variar la dinámica. Pero no, me estoy convirtiendo en uno de ellos y me aterra no extraer nuevas enseñanzas del Principito de Saint Exupery.

Y es por todo eso que uno se siente orgulloso y complacido de conocer a gente como Pepe García Murcia y tenerlo cerca, ya que como de forma imperiosa hay que crecer, prefiero parecerme a él que  a cualquiera de ellos. Porque Pepe es auténtico, y un ejemplo de que en 24 horas que tiene un día si uno se lo propone puede llegar cansado a casa, pero satisfecho de haber participado, porque lo contrario de no participar es no significar y si no significas eres un insignificante.

Pepe deja su vida política. En la asamblea convocada en la sede de IU el pasado martes nos contó que tiene otros proyectos y que bueno…necesita viajar y bajar el ritmo, le necesitan en su casa. Pero sabemos que no se va del todo, que tiene que participar, estar y significar, y a nosotros, los más jóvenes que estamos en esto, necesitamos de su experiencia y de su visión política.

Pepe, de mayor quiero parecerme a ti para no ser como ellos. Gracias por seguir estando.

[irp posts=»13075″ name=»Tipo Huellas»]

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos