Pérfido musulmán


Esto que os voy a contar es un disparate pero entendería que os cabreara y que acto seguido propusierais montar hogueras en la Plaza de España para que hiciéramos justicia de una vez; y es que este pueblo se nos va de las manos.

Martin Campoy
@MartinCLopez

La impertinencia consecuente 13 septiembre, 2018


Esto que os voy a contar es un disparate pero entendería que os cabreara y que acto seguido propusierais montar hogueras en la Plaza de España para que hiciéramos justicia de una vez; y es que este pueblo se nos va de las manos, y si no ponemos una solución, más pronto que tarde tendremos que abandonarlo o cederlo al pérfido musulmán.

Suelo dedicar la tarde de los martes a mis quehaceres y asueto semanal y salgo a la calle a eso de las cuatro a que Pedro me ponga en su barra un solo de esos cargadísimos para evitar la tentación de la siesta. Pues bien, el martes pasado no estaba Pedro sirviendo ya que él también ha decidido dedicar los martes a lo mismo que yo y para ello ha contratado (o eso dice) a Ahmed para llevar su barra de extra un par de tardes por semana. Ahmed, muy sonriente me dijo que él no servía café, que él solo ponía té. Yo intenté hacerle entrar en razón diciéndole que el té solo me da ganas de mear, y que para mí era una costumbre esencial e irrenunciable tomarme un solo apretao los martes a esa hora. No hubo forma, que él solo ponía té, que son sus costumbres y punto.

Sin tomarme el café y bostezando de siesta tiré para el centro y me crucé con Otman, el cual me recriminó no haberme visto por la mezquita el sábado pasado. Yo no sé si se confundió de persona (creo que sí) porque llevo unas semanas necesitando un corte de pelo y tal vez mi descuidada apariencia capilar le confundió. Yo le respondí que la última vez que entré en un templo de culto fue con una guía turística y que lo de rezar nunca se me dio bien.

Por temas laborales necesitaba comprarme algo de ropa, ya sabéis, unos pantalones y un par de polos de esos que llevan caballos o banderas, que no quiero que piensen en mi trabajo que soy de esos. El caso es que entro a una tienda de las de postín y moderna, y cual es mi sorpresa cuando observo una colección de chilabas de todos los colores y tamaños… y de pañuelos de seda, algunos muy bonitos, pero que no van con mi estilo caucásico occidental. Vicente, el dueño me trató de convencer diciéndome:
-¬Es el mercado, amigo.
Atacado por la duda entré a un estanco, y eso que solo vapeo líquidos de los del Yisus, y efectivamente, que ni se me ocurriera pedir un paquete de Lucky, que ellos solo vendían hachís. Demasiado heavy hasta para mí.

Mi ansiedad había que calmarla de alguna forma, así que tiré para el bar de Modesto para tomarme un par de cañas y ver si encontraba a alguien de la cuadrilla a quien contarle todo esto, pero ni mucho menos, en la puerta justo del bar me encontré a un imán con una barba enorme rezando versículos del Corán y maldiciendo al bueno de Modesto por servir cerveza. ¡Qué ganas tenemos de que te jubiles y descanses, caballero!

Ya bien entrada la tarde fui para el barrio de San Cristóbal, tenía que pasar por la sede de mi partido y luego por casa de mi suegra (española, por supuesto), y ya al cruzar el puente se podía escuchar el Adhan recitado a grito pelao por el almuédano desde el minarete de la mezquita, pero evité la tentación del multiculturalismo y llegué a la sede; y cual es mi sorpresa cuando veo en la mesa roja de las reuniones importantes a varios yihadistas manipulando detonadores y Goma 2. Se lo recriminé a mi compañero Bernardino, pero me dijo que la sede del partido está abierta a todo el mundo.
Pues también es verdad.
Ya camino de casa de mi suegra, es que era increíble, gente por la calle ofreciendo comida halal, tres o cuatro jóvenes sacrificando un cordero en mitad de la acera, un grupo paramilitar armado con kalashnikovs (supongo que de la guerrilla del Kurdistán), una turba descontrolada de mujeres con burka que iban a servicios sociales a pedir ayudas al grito de “¡Pedro Sánchez es grande!”. Para qué os voy a contar más si supongo que no seré el único que lo ha vivido. Si todos nosotros, al fin y al cabo gente de bien y bien blanquita, vivimos en este pueblo y somos conscientes. Por suerte, cuando llegué a casa de mi suegra, ella tan amable y atenta como siempre, me recibió sin velo. Respiré aliviado. Bendita normalidad…

Menos mal que es obligatorio que escolaricen a sus hijos en la educación pública, y quién sabe, tal vez como cualquier español puedan votar cumplida su mayoría de edad y por lo tanto ser tenidos en cuenta a la hora de las elecciones aunque sea, y con todos los derechos y deberes que otorga la Constitución y nuestro Estado de Derecho. Menos mal que estos niños podrán aprender a pensar por ellos mismos y formarse gracias al grandísimo trabajo que hacen los docentes de nuestros centros públicos, y mediadores socioculturales, educadores sociales, voluntarios, oenegés, bibliotecarios (sí, también bibliotecarios), etc. Afortunadamente son solo eso, niños. Menos mal, que con un poco de realidad algún día gobiernen políticos que sepan entender en qué consiste la equidad. Menos mal que gracias a eso, tal vez, estos niños ya de mayores puedan disfrutar de las mismas oportunidades laborales y de realización personal que el resto de los ciudadanos independientemente del Dios al que recen (que por cierto, es el mismo que el nuestro), y tal vez eso les permita optar a otros trabajos distintos al que en su inmensa mayoría desarrollan sus padres y madres actualmente. Y lo llamo trabajo por estar remunerado, aunque tal vez debiera aquí emplear otro término más marxista.

Para los despistados, el párrafo anterior lo escribo totalmente en serio, todo lo demás es un disparate que no hace ni puta gracia. Justo al principio lo dejo bien claro. Por si un caso alguien sigue teniendo dudas puede volver a leer este texto desde el principio.
¡Feliz Feria y distrito único, paisanos!

Feramur 2018

Una respuesta a “Pérfido musulmán”

  1. Rocío dice:

    Qué fachas todos jajaj en serio qué pérfido artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Feramur 2018