Puertas

Puertas

Oswaldo fue acumulando metas con una velocidad excesiva, de forma que no había materializado una cuando ya estaba en la senda de la siguiente, y de la de más allá.

20160505_puertas

La crisis de los 40 atacó a Oswaldo por el concepto del Tiempo: por aprovecharlo al máximo, por exprimirlo, quizá recordando una frase de Sócrates que decía que cada segundo de nuestra vida es muy valioso, contiene una perla.

Su actividad favorita era soñar con nuevos proyectos vitales –bueno, ahora cualquier cosa adquiría la dimensión de vital, dada su obsesión por vivir al límite de su talento y de su tiempo–. Además, tenía una enorme facilidad para planificar esos proyectos, en virtud de su experiencia laboral en una firma consultora internacional.

Oswaldo fue acumulando metas con una velocidad excesiva, de forma que no había materializado una cuando ya estaba en la senda de la siguiente, y de la de más allá. Fue mezclando tareas y compromisos, los cuales atendía cada vez de una forma más deficiente, comenzando incluso a abortar proyectos con mayor frecuencia.

Pero eso fue hasta que su hermano –que navegaba felizmente en los 50– en una visita a casa tras un ligero desvanecimiento rayano la depresión, aleccionó a Oswaldo sobre la necesidad de acabar lo que uno empieza con un poco de orden.

El bueno de Oswaldo dedicó los siguientes dos meses a acabar proyectos, lo cual le proporcionó una paz interior casi inédita para un entusiasta como él. Así, antes de comenzar con energía el siguiente reto, se fue a la cocina, se sirvió un té y se dijo: “Sólo cuando cerremos las puertas detrás de nosotros veremos cómo las puertas de enfrente comienzan a abrirse.”

3 comments

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

3 Comments

  • Martín Mujica
    6 mayo, 2016, 14:03

    Autobiográfico?

    REPLY
  • Paco Millan Robles
    7 mayo, 2016, 2:46

    Jajajaja perdona..? Que te han contado de mi..? Jajaja qué bueno, aunque añadiría que cuando hay puertas, las ventanas, aunque no ortodoxamente, sirven también para salir y entrar.. A parte.. También se pueden abrir muchas puertas y, en equipo, que otros las cierren.. Como una cuadrilla especializada.. Aunque estoy muy de acuerdo, estando en ese momento vital de plantearme esa disyuntiva.. 🙂
    Yo suelo decirle a ese que hace el papel de hermano mayor que deje de hablar y que vaya a por 2 cervezas más..

    REPLY

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos