¿Qué hay en mi jardín?

Cristina Gómez
@CristinaGL2

¿Sabías que en Lorca aparecieron lo que se cree fueron dos templos íberos y una calle con tabernas romanas en pleno centro, entre otras muchísimas cosas que han sido destruidas?.


Síndrome de Stendhal 1 marzo, 2019


El disfrute del arte y el patrimonio no se hace exclusivamente desde el punto de vista estético, es decir, de lo bello (o no) que nos parece algo. En muchas ocasiones el aprecio que puede despertar un objeto artístico y arqueológico rebasa la barrera de lo que se suele visitar en un museo; es decir, una ruina o la idea de lo que significa un edificio puede incluso rebasar su valor estético. El arte y el patrimonio son capaces de despertar emociones como la alegría, la tristeza, la ira o incluso el miedo.

Es precisamente este último sentimiento, el miedo, el que suele aparecer cuando alguien encuentra en su jardín un yacimiento arqueológico. ¿Por qué sucede esto? Sin duda por el desconocimiento de su valor cultural y económico e incluso por el desconocimiento legal de lo que ello implica y la incapacidad de ver su potencial valor económico.

Pongamos ejemplos prácticos. El barrio del Albaicín de Granada. Cuando pensamos en este lugar nos vienen a la mente imágenes y recuerdos casi bucólicos: callejuelas estrechas y sinuosas, fachadas blancas, miradores, la Alhambra, el cantar de los pájaros y el olor a azahar… Pues bien, el Albaicín es mucho más que esto. Este barrio esconde en su subsuelo joyas aún por descubrir. ¿Qué piensa el albaicinero sobre su barrio? Si les preguntas dónde van te dirán que van a la ciudad, es decir, a otra parte de Granada. ¿Por qué ocurre esto? Porque el albaicinero siente que tiene entidad e identidad propia. Un albaicinero es capaz de mandar hacer una puerta para su casa pagando más que por una normal porque quiere que tenga una contraventana que pueda abrir para poder mostrar el interior de sus patio a quienes pasen por sus calles (normalmente un turista encantado de ver el interior). La cosa no queda en una simple puerta sino que va más allá.

Pongamos otro ejemplo real de implicaciones muy superiores que abrir una contraventana. Hay una casa en este barrio cuyo propietario/a está reformando la casa y el jardín. Un día excavando el jardín aparecieron restos de lo que parecía un muro. El dueño/a, en lugar de taparlo deprisa, antes de que lo viera alguien, avisó a los servicios arqueológicos del ayuntamiento. Se hizo una excavación en su jardín. ¿Qué impidió al propietario tapar o destruir los restos, los cuales se encuentran detrás de altas tapias que impiden que se vea el interior desde cualquier lugar? La responsabilidad y el hecho de sentirse orgullosos de lo que son y de su pasado. El albaicinero tiene conciencia de lo que son, y saben que lo que son lo es gracias a sus antepasados. Pero el propietario podría haber dicho que excavaran y una vez finalizada la excavación de urgencia destruyeran los restos. ¿Qué hizo? ¿Qué harías tú, lector, en esa situación? Muy posiblemente destruirías los restos. ¿Qué hace un granadino? Aquí viene la sorpresa: el propietario decidió conservar los restos aún sabiendo que ello le supondría pagar más por la obra proyectada. ¿Qué son esos restos arqueológicos? Imagina que tienes una casa con jardín, y en ese jardín tienes ¡una terma romana! Eso es exactamente lo que le ocurrió a este propietario en su jardín. Tiene una terma romana. Aquellos que miran sólo la parte económica dirán que podría haber construido algo en ese lugar y que no merece la pena conservar esa terma. Pues bien, si queremos verle el lado económico, se puede musealizar y convertir en un atractivo turístico e incluso procurarle rédito económico al propietario de la ahora casa con jardín y terma romana (esto hace que la casa y las que están a su alrededor se hayan revalorizad).

Apliquemos esto a Lorca. ¿Sabías que en Lorca aparecieron lo que se cree fueron dos templos íberos y una calle con tabernas romanas en pleno centro, entre otras muchísimas cosas que han sido destruidas?. Pues bien, no hay prácticamente templos íberos en España y en Lorca podríamos haber tenido dos. Podríamos haber tenido en los sótanos de los edificios de la calle Carril de Caldereros y bajo el Paso Blanco una calle entera con tabernas romanas. ¿Cuántos lugares hay en España donde se tenga una calle entera sólo con tabernas y otros edificios romanos? El petróleo de Lorca no es el sector primario o la construcción, sino lo que muchos llaman “esas piedras que molestan”.

Es el patrimonio lo que “tira del carro” en lugares como Granada. El patrimonio lleva a la construcción, por ejemplo, de hoteles, pisos y hostales. Estos hoteles necesitarán alimentos que comprarán más baratos en el propio campo de Lorca. Los turistas que lleguen comprarán una barra de pan o una joya en los comercios de la zona donde están “esas piedras”. También entrarán a tiendas de ropa en lugar de ir a los centros comerciales. También subirá el precio de los pisos.

Moraleja: Disfruta de tu patrimonio sintiéndote orgulloso de tu pasado, como un albaicinero (con o sin terma romana en tu jardín) mientras lo conservas y creas un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí