Prefiero esperar aquí sentado, en nuestro paseo del Pozo del Esparto, mirando al mar por si vuelve un levante fuerte y el socorrista nos pone la bandera de “prohibido el baño” que tanto nos gustaba.

Por si vuelve un levante fuerte


Pujante, mientras escribo estas líneas, los nuestros ya estarán preparándose para despedirte. Lo de “preparándose” es una cosa imposible, pero lo van a hacer. A cabezones no nos gana nadie, por mucho que nos tapemos las calvas o entradas con gorras o boinas.


La impertinencia consecuente

El cubito de arriba de un iceberg descomunal


Por mucho que lo quieran esconder pasan y pasarán cosas, y pasan, a pesar de que, los que cobran para pensar por nosotros, tratan de cubrirlas con capas y capas de pintura de vivos colores, para que, confundidos e infoxicados, hasta el pirolo, sólo estemos pendientes de lo que ellos consideran importante y útil.


La impertinencia consecuente

Pérfido musulmán


Esto que os voy a contar es un disparate pero entendería que os cabreara y que acto seguido propusierais montar hogueras en la Plaza de España para que hiciéramos justicia de una vez; y es que este pueblo se nos va de las manos.


La impertinencia consecuente

Pátina de libertad


En total unas 9 horas por artículo, 30 minutos por párrafo, lo que equivale a ½ litro de cerveza por idea, dejar de responder una media de 74 'guasaps', desaparecer del mundo unos 920 minutos con lo que eso preocupa a mi madre y a la gente que me echa de menos.


La impertinencia consecuente

Idus de marzo


Quienes quieran ver fantasmas, u odio, o resentimiento por algo en concreto se equivocan. Si fueran a durar para siempre tal vez, pero el pueblo soberano decide con su voto y siempre acierta.

Hemeroteca

Pub50Azabache


La impertinencia consecuente

…Y sin embargo se mueve…

¿Qué es lo que motiva a la conciencia mayoritaria lorquina a no actuar cada vez que pasa por delante de la Casa de los Guevara sin ni siquiera conmoverse? ¿Será la falta de memoria o la idea generalizada de decadencia?.


Ya no guardan silencio para evitar que los monumentos dañados se vengan abajo

Lo primero es calzado cómodo, a ser posible zapatillas de running o mejor de travesía de montaña, pues hay que atravesar zonas de obras que se asemejan a las trincheras de Verdún.


Dejarse pisar como estrategia de despiste

Hoy, dando forma al cuadro de clasificación, mirando y distinguiendo entre la multitud de tipos documentales, soportes y formatos a los que tengo que poner solución, me he encontrado con un pequeño tesoro.


¿A dónde nos han enviado a batallar nuestros amos?

Y justo en ese instante, te paras y piensas por un segundo en qué sería de uno sin todo lo anterior, y sientes felicidad por formar parte de tu pueblo, de su entorno, su historia, y de la gente que te rodea, e incluso de algunos que nos visitan y nos honran con ello.


Como si hubieras salido de un gulag

Lorca no me trata bien, pero no le tengo rencor, al contrario. Es como al principio de una conquista amorosa, que lo ves todo negro pero que a base de insistir y ponerse pesado vas ganando batallas.


El arquitecto David Galbis Soto, ganador del VII Concurso de Carteles de Semana Santa


El cartel creado por el lorquino afincado en Madrid será la imagen turística de esta celebración en ferias y eventos turísticos como FITUR, además de ilustrar las portadas de folletos y publicaciones.

Leer más »

Inician los trámites para contratar las obras de consolidación del edificio de la antigua cárcel


Esta intervención será ejecutada por fases y para la que se han reservado ya 428.207,90 euros,procedentes del Gobierno Regional a través de la Consejería de Cultura.

Leer más »