• Auxiliares memorables

    Auxiliares memorables2

    Desde mediados de los sesenta, por el hall de la primera planta se encontraba el talante reposado y un tanto melancólico de Concha, la hija del viejo Núñez, que atendía sobre todo a las alumnas, con cariño y delicadeza, mientras daba cuenta de sus soledades y temores y se quejaba de las dolamas y alifafes que, imaginados o reales, la aquejaban.

    READ MORE
  • Textos para enseñar

    Textos para enseñar2

    Los que fuimos alumnos, que somos todos, recordamos mil detalles de los que fueron nuestros profesores: anécdotas hilarantes del desarrollo de las clases, dichos y muletillas con que los tales amenizaban sus explicaciones y peroratas, apodos y calificativos casi nunca muy respetuosos con que se les conocía, rasgos de su fisonomía o de su vestimenta, y otras tantas anécdotas que quedaron para siempre prendidas en la memoria del discípulo, o del grupo, o de varias generaciones.

    READ MORE
  • El maestro Calero

    El maestro Calero3

    El profesor Calero, por encima de todo, conservaba su condición primera de maestro de primeras letras: el amor a la lectura, el trabajo minucioso y concienzudo, la valoración de los pequeños detalles del aprendizaje, la sensibilidad y la cercanía en el trato con los alumnos, la creencia de que no se enseña ni se educa con grandes teorías, la seguridad de que no transmite más el que mucho sabe, sino el que contagia con su entusiasmo su poco o mucho saber.

    READ MORE
  • Gallego, en el tránsito a la modernidad

    Gallego, en el tránsito a la modernidad0

    Pero sepan que aún le quedó tiempo para ejercer de cancerbero con el Águilas CF, hasta llegar al cénit de su carrera balompédica con el fichaje por Los Sénecas, conjunto donde era más fácil resolver una ecuación de segundo grado o explicar la fenomenología de Husserl que ganar un partido.

    READ MORE
  • Bachilleres sobresalientes

    Bachilleres sobresalientes2

    La grey infantil y juvenil que todas las mañanas (y las tardes) de 1935, de 1944, de 1957, de 1969 o de 1983 acudía a las aulas no iba pensando que aquel viejo o nuevo Instituto, que se inauguró en 1928, iba a “dar a Lorca un porvenir próspero y brillante, para orgullo de ella y honra de España”.

    READ MORE
  • Un viaje entretenido y provechoso

    Un viaje entretenido y provechoso3

    La imagen primera que alcanzo a medio perfilar del Instituto es la de un edificio grande, serio, sobrio, que obviamente nos sobrecogía e intimidaba por su planta y por cuanto nos jugábamos en aquellas dos maratonianas jornadas.

    READ MORE