Sentí como si estuviera en una alfombra que alguien estiraba


La noche de aquel 11 de mayo fue un ajetreo en el que no había sueño ni hambre. Extinción de incendio, reparto de víveres y mantas, alojamiento en tiendas y pabellones, ir de punta a punta de la localidad.

Redaccion
@elsoldelorca

Especial Terremoto 11 mayo, 2016


Lorca para mí es ante todo la ciudad de una buena amiga como Ana Patricia Martínez. También, el lugar donde viví una experiencia personal y profesional inolvidable por causa de los terremotos. Nunca la imaginé en un país como el nuestro. Los estragos del mortal segundo temblor eran una realidad comparable a las guerras que la caja tonta nos suele mostrar en lejanos escenarios. En el breve momento en que todo cambió para muchos lorquinos me sentí como si estuviera en una alfombra que alguien estiraba. Años antes, viví en Barcelona un terremoto que me causó la sensación de que ondulaban las paredes de mi quinto piso. Por eso en Lorca mi primera reacción no fue de pánico sino de impresión al ver desde cerca del puente del río como una polvareda lo tapaba todo y apenas divisaba la silueta del Castillo.

Con una cara de perplejidad la casualidad quiso que Antonio Plaza, el mejor reportero técnicamente hablando que conozco en Murcia, me grabara con su cámara nada más encenderla con la intención de captar las primeras imágenes para el “Telediario“… y la historia.

Salvador Sánchez, un compañero periodista al que hay que escuchar cuando habla, instintivamente se puso libreta en mano a indicar a la gente que se alejara de las fachadas. Habíamos ido a Lorca para grabar para TVE los desperfectos importantes por un temblor que yo no percibí, el primero.

Allí no contábamos con un segundo, que fue letal. Todo el mundo pudo ver que los reporteros de “España directo” se libraron de ver a Caronte antes de tiempo por unos cinco metros. En nuestro caso fue por algo más de cinco minutos. El portal del cercano edificio a esa iglesia (San Diego), en el que habíamos estado haciendo entrevistas a unos vecinos, pude comprobar que se había derrumbado.

Salva fue sabio al apresurarme para que resolviera rápido en ese portal, porque había muchos focos de la noticia que grabar en poco tiempo.

Los compañeros Ana Patricia y AGT llegaron como refuerzos a una ciudad en estado de sitio. Mucho mérito tiene el buen trabajo que ella hizo dando la cara literalmente en el “Telediario” informando de lo que sucedía en el caos mientras desconocía con certeza la situación de sus seres y enseres queridos. Bien entrada la noche, con su labor periodística realizada (y muy bien por cierto), pudo hacerse a la idea, y por fortuna para bien.

El conductor Pablo, el reportero gráfico AGT y quien escribe estas líneas nos quedamos como equipo de guardia para grabar lo que aconteciera de noche hasta que a la mañana llegaran los refuerzos de Madrid y el relevo del centro territorial de Murcia.

Fue un ajetreo en el que no había sueño ni hambre. Extinción de incendio, dependencias oficiales desalojadas con la alarma sonando, reparto de víveres y mantas, alojamiento en tiendas y pabellones… yendo apresuradamente de punta a punta de la localidad. Pasadas las seis, unos bomberos nos dieron agua y unas galletas María que fueron recibidas con mucho agradecimiento.

Como televisión pública sentíamos que estábamos prestando un servicio que ahora es una memoria audiovisual muy importante. No hay que olvidar Lorca, aunque parece que algunos políticos no la han tenido muy en cuenta pese a lo que digan.

En aquella época ya existía la fiebre de realizar fotografías de todo con el móvil. Nosotros no tenemos ninguna de aquella tarde o madrugada, ni para un recuerdo privado de la experiencia. Quizás no lo creíamos oportuno, quizás no tuvimos tiempo ni de planteárnoslo. Al día siguiente, después de batir un récord de trabajo continuado de 24 horas de fichaje laboral, sí nos hicimos una, sin alardes, justo antes de subir al coche para regresar a Murcia. Allí nos recibió con afecto nuestro compañero-directos, Manolo Segura, que estaba ya en la calle para abrirnos la puerta del vehículo como quien dice, No lo recuerdo bien, pero tal vez lo hiciera literalmente.

13170687_10209207204677990_649425876_o

Iván Serres Hernández. Periodista de RTVE en Murcia

(Fotos: Iván Serres)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Phelan