Sobre el Mar Menor en la Región de Murcia


Luego dicen también que las casas las compraron personas hace años y que esos dueños van muriendo y no vienen los herederos, dejando las viviendas cerradas porque no tienen buen precio de venta.

Dulce Libertad Sandoval

Por el artículo 33 29 julio, 2017


Yo tengo mi postura, puede que equivocada, no lo voy a negar, pero de momento otros argumentos no me quitan razón. Recientemente he leído diversas publicaciones en las que se exigen al gobierno autonómico medidas urgentes e indemnizaciones para establecimientos hosteleros bañados por el Mar Menor dada la caída de la llegada de turistas y la caída del consumo de los que sí están, sean o no turistas.

Ante ello no he tenido por más que efectuar la siguiente reflexión: Se quejan los alcazareños, pinatarenses y resto de municipios bañados por el Mar Menor que ya no vienen turistas. ¿Qué esperan? Han hecho lo que les ha salido del «guano» y han criticado hasta la saciedad a los ecologistas que avisaban (ya he leído unos cuantos artículos en los que se había expresado la preocupación para que pasase lo que pasa en el Mar Menor desde hace años, muchos años). Pues si no cuidas lo que te da de comer…

Luego dicen también que las casas las compraron personas hace años y que esos dueños van muriendo y no vienen los herederos, dejando las viviendas cerradas porque no tienen buen precio de venta. ¿Pero se han parado a pensar estos señores en qué mejoras o cosas llamativas han invertido para que la gente prefiera ir allí antes que a Ibiza, La Zenia, Torremolinos o Águilas? Se piensan que su pueblo es lo mejor y más bonito solo porque es su pueblo.

No se dan cuenta de que la gente que compró para ir en verano era porque era más barato hacerlo allí que en la costa malagueña o alicantina, con un mar en condiciones y unos bares con precios «de pueblo». No porque sea más bonito o mejor que el resto de pueblos (a la vista está). ¿Y qué han hecho? Pensar que todo el mundo quiere ir allí porque es el Edén y que ellos son «lo más mejor», aprovechar el tirón para subir los precios de alquileres y cobrar tres euros por un tercio y un potosí por unos pinchos. Craso error, cada uno puede explotar lo que tiene pero nunca puede explotar lo que no tiene.

Yo soy «turista», y no voy. Pues no llama, la verdad. Ni me planteo ir para allá (a menos que sea para ver a algunas personas que quiero y aún viven allí), y eso que a mí me gustan todos los sitios y me encanta visitarlo todo. No tiene nada que justifique pasar por allí o el precio que ponen. ¡Mira cómo dicen que lo que se alquila es «a precio de invierno»! Claro, pretenden alquilar a 1500€/ quincena un apartamento de 50 m2 en un pueblo que tiene…¿qué? No tiene encanto, ni arquitectura, ni historia, ni oferta cultural, ni festiva y ya ni playa.

No es por nada, pero toda la sociedad se ha tenido que «ajustar los machos». Hemos tenido que adecuarnos a las circunstancias y no quejarnos tanto. Cuidar de lo que nos da de comer, aunque eso nos quite el sueño. Otra de las quejas que hemos podido leer de los hosteleros del Mar Menor es ¡que la gente se va al Mercadona! Pues claro, no es que no quieran tener unas vacaciones de escándalo y salir todos los días a tomar algo y comer fuera. Es que los precios son prohibitivos para una familia. Se pensarán que para su negocio no debe la gente tener crisis económica…

Y ya para colmo dicen que la publicidad de la Comunidad Autónoma ha llegado tarde, ¿tarde? ¿en serio? Parece que ha llegado demasiado pronto, puesto que no está bien todavía el Mar Menor y ya llevan meses publicando que está «perfecto». Lo que han hecho es publicarlo demasiado pronto. Tarde para sus intereses inmediatos porque siguen sin darse cuenta de que les es más rentable perder los años precisos para recuperar el entorno natural que les da de comer para tener asegurado un futuro, que llenar este verano y rematar directamente y sin remedio el Mar Menor.

Parece mentira que teniendo delante lo que ha pasado, aún insistan en que siga así. Y no es solo suyo, es de TODOS (murcianos, andaluces, portugueses, argentinos, chinos…). Es parte del mundo, no de San Pedro, Los Alcázares o La Manga. La guinda del pastel es que encima quieren ayudas públicas por los «clavazos» que ya no pueden dar. Porque claro, pobrecillos, ellos sí necesitan ayuda. El negocio de otro que ni se lo plantee, porque no. ¡Claro, cómo no depende de los turistas! Y si quiebra un arquitecto, pues «que se joda, por ladrón». Ahora, eso sí, que esos pobrecillos puedan seguir cobrando 4€ por tapa recalentada, para poder tomarla frente a la charca, con un servicio que tarda 2 horas en tomarte nota y bañarte entre barcazas y medusas.

Probablemente estaré totalmente equivocada, que no digo que no. Pero también digo que he estado por todos esos pueblos, playas y demás. Que he recorrido todo el Mar Menor y que he tenido que oír cómo «ese sitio es el mejor del mundo», que como esas playas ni el Caribe… No han sabido ser humildes, ni buenos anfitriones, ni respetuosos con lo que les da de comer (turistas y, sobre todo, el entorno). Han querido el «tó pá mí». Puede que sea una suerte de
justicia universal. Lo único que espero es que no revienten finalmente el Mar Menor y se pueda recuperar, porque como digo, no es suyo, sino también mío, tuyo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Phelan