Sorpresas nos da la vida


Cerramos los ojos y saltamos con la certeza de que será tierra firme la que nos acoja. Y resulta que donde caemos hay caminantes que transitaron veredas diferentes para llegar al mismo lugar, un lugar cercano al alma donde recorremos paisajes.

Trinidad Herrero

Todo queda en Casa 3 julio, 2017


A veces nuestra vida sigue una línea recta clara y segura en la que parece que no hay cambios, por nuestro deseo, o a nuestro pesar. Sin embargo, de forma imperceptible algo se mueve por dentro y un buen día, sin darnos cuenta, lo que parecía una recta perfecta se convierte en una curva y encima se bifurca y nos obliga a tomar un camino y dejar otro.

Miramos hacia delante y nos da vértigo, porque no sabemos qué camino seguir, entonces miramos hacia atrás porque es lo que nos da seguridad, pero al mirarlo vemos que el lugar donde antes nos encontrábamos deja de ofrecernos esa imagen fiable y tangible donde nos sentíamos protegidos. El suelo parece removerse bajo nuestros pies y nos obliga a dar un salto hacia un espacio donde nuestra invulnerabilidad se quebranta. Y el salto no es elegido, es obligado. O vives, o mueres. Y no hablamos de una muerte física. Sabemos que si permanecemos en el mismo lugar nos hundiremos irremediablemente en tierras movedizas de las que será difícil salir, y si saltamos hacia delante nos arriesgamos a caer al vacío porque no vemos el otro lado del camino.

Entonces, la vida nos obliga a saltar aún sin saber dónde vamos a caer, porque es la única salida. De hecho, la única salida siempre es hacia delante. Comenzamos un camino incierto y dudoso en el que la incertidumbre es nuestra compañera de camino. Las herramientas que teníamos anteriormente dejan de servirnos y las nuevas no sabemos manejarlas. Nos sentimos perdidos. Esto es el misterio de la vida cuando decide empujarnos hacia adelante y el alma dice que ya es hora de caminar, que vinimos aquí a evolucionar, y nos obliga, queramos o no, a un cambio de conciencia que se ha ido gestando en nosotros durante el tiempo suficiente. Salimos, entonces, de la fila de los que obedecen para cruzar al camino de los que eligen, aunque nos encontremos solos.

Lo cierto, es que estaremos solos por un periodo de tiempo suficiente como para estar seguros de qué camino queremos transitar. Iremos encontrándonos compañeros de viaje por cortos periodos, guías o mentores que nos llevarán de la mano a descubrir nuevas aventuras de las que habíamos olvidado la esencia. Pero no permanecerán con nosotros durante mucho tiempo porque su propósito es prepararnos para lo que está por venir. A veces nos dolerá su partida, otras veces les diremos adiós sin pesar. Si somos capaces de ver el verdadero valor de lo que nos han enseñado y compartido, podremos agradecer su paso por nuestra vida y haber recorrido un trocito de camino a su lado.

La verdadera sorpresa es, que de repente, la vida nos vuelve a invitar a transitar una nueva ruta. No sabemos por cuanto tiempo, pero ya no tenemos miedo a dar un salto inesperado porque comprendimos que vinimos a aprender, a experimentar. Tanteamos el nuevo sendero con cautela pero sin miedo, porque aprendimos a transformar la incertidumbre en confianza, y sabemos que arriesgar es la única manera de vivir una vida plena.

Cerramos los ojos y saltamos con la certeza de que será tierra firme la que nos acoja. Y resulta que donde caemos hay caminantes que transitaron veredas diferentes para llegar al mismo lugar, un lugar cercano al alma donde recorremos paisajes salpicados de margaritas salvajes y endrinos en flor que marcan el compás de la primavera. Sorpresas nos da la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí