Trilogía. 2ª parte: NO SOY YO

Marisol Morente

María ocultaba la práctica totalidad de sus movimientos, de sus sentimientos, de sus salidas con los amigos y de los lugares que frecuentaba, que no eran sino sitios de sana convivencia con amigas.


hay que seguir 24 marzo, 2018


Todo este relato gira en torno a algunas de las vivencias que nuestra protagonista deja evidenciar. María sigue delgada, se ve bien con la falda estrecha de color beige, camiseta estrecha verde oscuro, sin manga y con el cuello alto, le gusta que la miren y a veces devuelve las miradas que servían de pórtico a pequeñas relaciones, enamoramientos fugaces, efímeros, pero que en tanto duraban, una ilusión se apoderaba de ella que le daba felicidad y la hacía sentirse apreciada y valorada.

Tan sojuzgada se encontraba en su núcleo familiar, que ocultaba la práctica totalidad de sus movimientos, de sus sentimientos, de sus salidas con los amigos y de los lugares que frecuentaba, que no eran sino sitios de sana convivencia con amigas.

Antes que empiece la clase,
me agacho en el caminito,
porque ya la primavera ,
lo va sembrando bonito.

Allá van los quince años,
pujando por ser muy vívidos.

Encriptó sus pensamientos,
los envolvió en aislante,
los guardó celosamente,

¡qué no los vaya a ver nadie!.

Así fue su adolescencia,
Plagada va de secretos,
Ahora que ya es mayor,
No comprende aquellos miedos.

Algunas cartas intercambiadas con Luis, la desesperanza, las ganas de salir de la añoranza, llevaron al olvido aquella primera ilusión adolescente, aquel impulso amoroso y cegador. Los guateques contribuyeron a hacer recuperar a María las ganas de pasarlo bien. Las primaveras hacen de su alma un mundo de fantasía, los colores, los olores, todo le gusta y se gusta.

Los proyectos con las amigas le apasionan, disfruta estudiando ciencias, canta, estudia también música, piano, monta a caballo, patina y aunque la austeridad reina en su núcleo familiar, no tiene carencias, sino que aprende el valor de las cosas y el esfuerzo que supone lograrlas.

Con su dentado reborde,
de sierra que un monte fuera …
se expande por los confines,
y se ha hecho cordillera.
Con un alado caballo,
de mitología griega,
ayudada por los dioses,
amantes de las quimeras.
Son reales las fatigas,
y las llagas que tuviera,
que todas las escarpé,
y en todas yo te quisiera.

Mariposilla de hielo,
un día se puso al sol,
y perdió su gran belleza,
en río se convirtió.
Qué confusión, qué trastorno,
que de ti me enamoré,
ahora que eres de agua,
tendré que verte correr.
Solo al contemplar el borde,
cuajado de violetas,
ribeteado de rosas,
pude sentir primavera.

Pido perdón convencida,
que mi despiste ofendió,
a quién dio tantos avisos,
sin recibir mi atención .
Ahora noto tu explosión,
de flores, luz y alegría,
el ánimo me acompaña,
y belleza no escatimas.
Perdóname primavera,
disculpa si no fui fina,
porque lo que estás pariendo,
es renacer a la vida.

Fdo. Marisol María Socorro Morente Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí