Vergonzoso uso del menor como vía para estafar


De 13.000 euros más de 10.000 se han gastado en alimentación, ropa, restaurantes y juegos de azar. Si los fondos y ayuda no van destinados a su fin que es terapeútico, estamos hablando claramente de una estafa.

Pilar Enjamio

el embrujo y azahar 10 junio, 2018


Todos recordamos el caso de Nadia, cuyos padres la pasearon por televisión y pidieron dinero a famosos y no famosos. La ayuda económica urgía para tratar una enfermedad rara que de aplazarse peligraría su vida. Además el padre se inventó un cáncer terminal. Por supuesto, Nadia tenía una enfermedad, pero sin riesgo vital inminente.

Más adelante se comprobó el despilfarro y la buena vida de sibaritas que llevaban. En la actualidad todos hemos conocido un caso en Sevilla de una niña con una enfermedad de piel ante los continuos e innumerables vídeos que subió de si misma y de la niña con llagas en distintas partes del cuerpo. Pidió dinero a través de Facebook para tratamientos obviando que en el Hospital Virgen del Rocío es gratuita la atención hospitalaria.

Fiscalía lo ha denunciado y es de agradecer su protección al menor en Andalucía y en este caso particular. De 13.000 euros más de 10.000 se han gastado en alimentación, ropa, restaurantes y juegos de azar. Si los fondos y ayuda no van destinados a su fin que es terapeútico, estamos hablando claramente de una estafa.

No es tan alarmante en cantidad como el caso de Nadia pero sí con todos los indicios de estafa. A pesar de que se pide no desvelar el rostro y nombre tanto de la madre como de la hija, son muchos los que las han conocido o hemos visto los vídeos con imágenes de la menor y de su problema de salud. Siempre la disculpa de la necesidad de distintas interpretaciones médicas porque en el hospital Virgen del Rocío, según sus afirmaciones, la habían tratado mal y dado el alta sin estar curada.

La vía, el método es usar el victimismo, la pena para recaudar fondos que tendrían que ser para una enfermedad o patología pero jamás, jamás usar a un menor para satisfacer caprichos o ludopatías. No merecen el nombre de padres ante su irresponsabilidad y desprotección, cosificando a un hijo y convirtiéndolo en objeto de mercado.

Y esta conducta o actitud es imperdonable, centrándose en la satisfacción material y egoísmo y no en la salud, que es la auténtica finalidad. El menor debe estar en la cima y gozar de absoluta protección como ser humado sin ser utilizado por nadie como medio para un fin que no sea el mismo.

Pilar Enjamio. Psicólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meme-primer-instituto

meme-lelpicoesquina

meme-aquiencorresponda

meme-hablandobajito2

meme-todoquedaencasa

meme-laimpertinenciaconstatnte

meme-tecnolorca

meme-hayqueseguir

meme-lapalabraembrujoazahar

meme-unaciudadmuchasrealidades

meme-pokerdebastos

meme-porelarticulo33

meme-lapielquequieres

meme-reflexionescontigo

meme-cafe-digital-con-juan-bermudez

 

Tú publicidad aquí